La suspensión de incredulidad (y 2)

Denominamos suspensión de incredulidad (según algunos eruditos también «contrato simbólico»), a la asunción como «real», por parte del lector, de los planteamientos y elementos ficticios que configuran el mundo en el que se ubica la narración. Estos elementos han de ser presentados en la fase de planteamiento de la historia (en la famosa distribución planteamiento-nudo-desenlace), para que de esta el lector tenga una visión más o menos completa de este mundo ficticio y de los elementos que en él participan.

Esto nos permite asumir como «real» que los superhéroes tengan poderes, que puedan pelear con largos discursos en medio, que el Taimado Tim tenga un taimado plan, y que Conan siempre mate al monstruo-mago-muerto viviente y se lleve a la chica.

La irrupción, fuera de la fase de planteamiento de la historia, de elementos ficticios alejados diametralmente del género tratado, crea una ruptura de la suspensión de la incredulidad, dando una sensación de «falsedad» en la historia.

Es decir, si abrimos un tebeo de Sin City, por ejemplo, asumimos como real que haya tipos que anden por las cornisas como por el pasillo de su casa y que les disparen quince veces y sigan vivos. Pero la aparición de un pato fumando puros en la última parte de la historia, cuando Marv machaca al malvado Kevin, sería demasiado para ese mundo ficticio, al no habérsenos presentado en el planteamiento de la historia. Aunque Marv, Kevin y el pato fumador sean igual de fantásticos.

Un ejemplo:

Abrimos un tebeo de Supermán, el Hombre de Acero, editado por Novaro en el año… en un año. Aunque sea la primera vez que abrimos un tebeo de Supermán, descubrimos al inicio de cualquier historia que éste tiene poderes, que vuela, tiene superfuerza, doble identidad, y que vive en un mundo fantástico. Asumimos también como «realidad» que la gente que vive en este mundo sea consciente de Supermán y sus fantásticos poderes y no le envíen detrás a la CIA. Supermán ayuda a la humanidad ya sea como el tímido reportero Kent o como superhéroe.

En esta ocasión, Supermán anda tras la pista de Juan Vivales, una malvada mente criminal que comete fechorías de un modo que no tiene explicación.

En esta viñeta, aceptamos como real que un científico, probeta en mano, sepa que una compañía química llamada Martín y Cia hace envíos de platino por ahí.

Aquí asumimos como real que Supermán vuele, que se acerque a un aeropuerto sin volver locos a los controladores, y que un envío de platino se haga en una especie de Cessna color butano.

Aceptamos que Supermán tenga visión de rayos X. Recordemos que todos sus poderes ya han sido presentados, ya sea en otros episodios del personaje o en éste.

En esta viñeta suponemos creíble que la avioneta siga volando bajo, que Juan Vivales y su banda la sigan en coche y que la malvada mente criminal haya creado un dispositivo capaz de hacer volar a un hombre.

Aquí se nos propone como real que el pillo vuele y alcance al avión.

Sin embargo, esto es demasiado para la suspensión de incredulidad de Supermán.

Ejercicio: Propón ejemplos de ruptura de suspensión de incredulidad. Debate con tus compañeros.

Lección siguiente: Aplicación básica y apresurada de Photoshop en los cásicos de la historieta: El Príncipe Valiente.

19 comentarios en «La suspensión de incredulidad (y 2)»

  1. Realmente el Super está sorprendido, no hay más que ver la cara de primate poco evolucionado que se le ha quedado…

    A riesgo de parecer pedante, diría que en el bocadillo original probablemente se incluía un «¿¡Ein!?» incluso un «¿¡Mandelocualo!?» que se perdió con la traducción…

  2. Ruptura de suspensión de incredulidad: sigo sin creerme que el Superman/Batman sean dos euros y medio por 24 páginas. Lo he debatido con mi librero, pero no atiende a razones y quería pegarme, seño.

    Sin embargo, me creo que un pillo de Novaro se llame Juan Vivales.

  3. PUAJAJAJAJAJ!!!!!

    Buenísimo y muy muy afinado. Uno de los mejores ¿artículos? que he leído por aquí. Bravo.

    Por otra parte… ¡un tipo con los calzoncillos por encima del pantalón! ¡Apenas si puedo creerlo!

  4. Mi suspensión de la incredulidad es casi a prueba de bombas, el otro día me lo pasé pipa viendo Anderguol y una de mis series favoritas es 24. Lo que me indigna es lo de Maus ¿Que es eso de ratones y cerdos viviendo el holocausto? Y luego en medio del tebeo, y sin venir a cuento ¡¡unas hojas que parecen sacadas de «Proletario y Parásito»!! ¿Pero que narices es eso? 😉

  5. Todo tiene su teoría rocambolesca, y esto no iba a ser menos. Estaba supermán en su refugio de la soledad, tan tranquilo el, cuando sintió la llamada de la naturaleza y tuvo que visitar a la señora taza del bater. Recordemos que en el refugio de la soledad todo es de hielo del bueno ( si me equivoco que alguien me apedree ).Con el contacto helado se quedó un poco más en la dimensión paralela que en esta y así reaccionó como reaccionó.

    En todo caso, es increible que un avión sea color butano, sí.

  6. Lo que esta claro es que Superman debe ser feminista. Le sorprende que un hombre vuele, eso significa que si fuera una mujer lo tomaría como algo de lo más normal. ¿O es que acaso ni se plantea que una mujer forme parte de una banda de ladrones?.
    Aunque claro con ese traje volador tan ideal Superman habrá tenido que usar sus visión telescópica para confirmar que era un hombre.

  7. Anda que la preguntita de Clark Kent al científico… «Quiere saber qué compañías químicas tienen valiosos objetos o materiales?». La respuesta más lógica habría sido «Todas».

  8. La última es una viñeta dexcontextualizada, no pertenece al mismo comic, yo diría que Calvo, aprendió a dibujar y en algún capítulo dibujo a su SUPERMAÑO disfrazado ( realmente ) de SUPER, da la casualidad de que en esa historieta, supermaño vuelve a su casa de una fiestay ve como un hombre es abducido por una nave, el posteador ha incluido esta viñeta al final, ¡qué pillo!!

  9. JO, yo por culpa de una viñeta no me compré batman año 1, tenía uos 12 o por ahí, la viñeta era Bruce Waine partiendo un tronco de unos 50 cm de diametro de una patada ( y sin perder el equilibrio ), hombre, el dibujo era de Mazzuchelly pero supongo que el guión especificaría que esa acción se repetiría con una columna y que tronco y columna debían ser iguales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.