Un cómic sin errores

Tenemos una exclusiva que os va a dejar de piedra al leerla: hemos encontrado este mes un cómic editado en España… SIN NINGÚN FALLO EDITORIAL. A la derecha podéis ver su portada, o lo que nos han dejado enseñar porque la noticia ha causado tal conmoción entre los profesionales del cómic que nos han pedido que no revelemos de qué tebeo se trata. ¿ Por qué no podemos decir cual es este cómic ? ¿ Qué se esconde tras este tebeo inmaculado, maquetado correctamente, con una traducción impecable y sin faltas de ortografía ? En Adlo hemos podido hablar con uno de los mayores responsables de que mes sí y mes también los cómics contengan errores por doquier: uno de los integrantes de Nonamed S.L.

Lo primero, indicar a nuestros lectores que Nonamed no es el nombre real de esta empresa , es un nombre inventado para poder referirnos a ellos en esta entrevista

¿ Que és Nonamed S.L. ?

Es un servicio que actuá de intermediario entre el packager y la editorial. Su labor es hacer llegar los tebeos a lo editorial correctamente corregidos.

¿ Qué entiende por corregidos ?
Corregir es el nombre que usamos a lo que ustedes llaman «fallos editoriales». Los tebeos nos suelen llegar en perfectas condiciones del packager, sin ningún fallo de traducción, ortográfico, etc. Nuestro trabajo consiste en introducir esas pequeñas erratas que normalmente se atribuyen a las prisas o los duendes de la imprenta.

¿ Por qué estropean los tebeos ? ¿ No va eso en detrimento del lector y por extensión, de las ventas ?

No estropeamos nada, los corregimos. La razón es bien simple, las editoriales necesitan llamar la atención de los lectores, hacer que sus cómics estén en boca de todo el mundo. Claro, cuando publicas a un autor conocido no hay problema, pero el 95% de tus cómics suelen estar creados por dibujantes y guionistas no excesivamente famosos. Cuando uno publica el número 37 de Araña Man, ¿ qué puede hacer para llamar la atención de potenciales compradores ? Porque sólo se lo comprarán los cuatro monos de siempre. Pero corrige ese tebeo, introduce algo que lo diferencie y ya verás lo que ocurre. Los cuatro esos empezaran a gritar a los cuatro vientos que el cómic tiene un error, montón de blogs se harán eco (fíjense, el suyo lo hace casi todos los días) y la gente lo ojeará en la estantería para comprobar si realmente el error esta ahí. Por una tontería de nada, una falta de ortografía, un error de coloreado, un nombre mal traducido, el cómic es automáticamente puesto en el punto de mira de cientos de potenciales compradores. ¿ Se puede hacer mejor publicidad ?

Así que todo es una feroz estrategia de marketing.

Eso es, podría decirse que somos una empresa dedicada al marketing y la publicidad. Una pequeña corrección, un cómic famoso, ése podría ser nuestro lema.

¿ Cómo de complicado es realizar estas correcciones ?

Depende de la publicidad que la empresa quiera dar al tebeo en cuestión. Tenga en cuenta que no todas las correcciones pueden ser de la misma magnitud porque entonces ninguno destacaría por encima del otro y eso sería muy negativo para la industria. Si todos los tebeos tuvieran los mismos errores graves pasaría a ser algo natural y la gente perdería interés por el tema. Lo normal es cometer alguna falta de ortografía como meterle alguno leísmo al texto o quitar los acentos a palabras como día. Eso no nos lleva mucho trabajo. Luego están los errores de traducción, esos cuestan más porque hay que ser más imaginativo y encima hay que mantener cierta línea editorial entre nosotros ya que hay que recordar como se tradujo mal un nombre para luego mantener esa mala traducción durante todos los números. Es un trabajo bastante duro. Luego ya están los trabajos especiales, los que consisten en desordenar páginas, cambiar colores, inventarse artículos, cambiar el contenido del interior para que los artículos no coincidan etc., etc. Esto es lo más caro pero es lo más satisfactorio de nuestro profesión.

¿ Podría ponerme un caso concreto ?

Bueno, no es costumbre, pero está bien, aprovecharé un tebeo del que ustedes hablaron en estas mismas páginas, concretamente el de V de Vendetta. En la viñeta del buenos dias compañeros, exacto, eso lo pusimos nosotros. Es un ejemplo de trabajo fácil que se hace en cinco minutos, pero pensamos que prácticamente nadie se daría cuenta por lo que a alguien se le ocurrió la idea de meter un texto diciendo que sabíamos lo que quería decir la traducción pero que lo habíamos cambiado porque sí. ¿ Alguien se puede creer que el traductor lo hizo aposta ? Pues la gente se lo cree, es increíble, y ya ve, publicidad para V de Vendetta con muy poco esfuerzo. Seguro que usted fue a la librería a ojear ese ejemplar.

Ese ejemplo habla de una corrección en concreto, pero, ¿ por qué a veces lo hacen con todo un cómic, como por ejemplo el JLA Justicia para todos ?

Estupendo trabajo, ¿ le gustó ? Nos llevo mucho tiempo pero nos salió un producto impecable. Le cuento, resulta que con el cambio de derechos de una editorial a otra, se quiso hacer algo muy especial para que todos los fans hablaran día y noche de esta colección. El objetivo es que cuando la publicara la nueva editorial todos supieran de qué cómics se trataban. El trabajo que nos llevó estropear toda la traducción fue bastante arduo, pero inventarnos los nombres de los personajes eso sí que fue algo realmente creativo. ¡ Qué bien nos los pasamos ! ¿ Le gustó lo de Marciano Cazahombres ? No fue cosa mía, pero sí conozco a la persona que lo hizo, ¡ qué gran tipo !

Sí, la verdad es que así las cosas tienen mucho sentido. ¿ Por qué no quiere que hablemos de ese cómic que al parecer no ha sido corregido por su empresa ?

Calle, calle, qué disgusto. Pueden rodar cabezas si esto se llega a saber. ¿ Se imagina lo que puede pasar si se hace público qué cómic es ? ¡ Se pudriría en las estanterías ! Nadie tendría el más mínimo interés por echarle un vistazo, nadie le dedicaría el más mínimo de atención, sería sepultado automáticamente por nuestros tebeos corregidos. Mejor que no se sepa cuál es, así al menos se mantiene la incertidumbre y puede ser ojeado por cualquier persona incauta que piense que a lo mejor encuentra algún fallo.

¿ No tiene miedo de hablar aquí ? ¿ A qué las editoriales enfadadas les quiten el trabajo ?

No, para nada. No existimos, de verdad. Ninguna editorial sería capaz de confirmar nuestra existencia. Coja el teléfono ahora mismo y llame, llame, a ver que ocurre. Hábleles de lo que hacemos y quienes somos y ya verá como dirán que no saben de que hablamos y que tienen cosas más importantes que hacer que perder su tiempo. No hay problema (risas), ¿ cómo nos van a quitar el trabajo si no existimos ?

La entrevista termina pero la tarde transcurre mientras nuestro interlocutor me enseña muestras de su trabajo y me cuenta cómo se puede a llegar a ser corrector profesional. Quizá algún día me interese por trabajar en una empresa de este tipo, ya que son las que verdaderamente mantienen vivas nuestra industria.
La próxima vez que veáis un tebeo con errores, tened cuidado, es una táctica de marketing para que habléis de ellos. ¡ No piquéis ! Si os quejáis le estáis haciendo el juego a las editoriales.

9 comentarios en «Un cómic sin errores»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.