Los tebeos del final de la lista

Hay quien cree que estas son fechas de consumismo salvaje, mientras otros mantienen la llama de la ilusión y las ven como una época para, al menos una vez al año, reencontrarse con seres queridos. Y posiblemente es un poco de ambas cosas, el Expocomic, sobre todo de lo primero. Se anuncian tantas novedades de tantas editoriales que al final es necesario hacer una lista con todo lo que tenemos interés, no sea que olvidemos algo interesante al pasar por la librería. Hoy día, gracias a La Cárcel de Papel, con un simple cortaypega podemos tener en un momento la larga lista de títulos que llevaremos en el bolsillo el día de la compra. Sin embargo, somos seres contradictorios. Cuando vamos para la tienda el corazón nos late con fuerza, deseando que todo lo que esperamos encontrar haya llegado, todos los títulos de todas las editoriales. Pero si alguna vez eso ocurre, basta con que sea todos los títulos que queremos ver de alguna de las editoriales grandes, nos invade el remordimiento. Menudo taco de tebeos, esto es una exageración. No puede ser. Con qué cara me mirarán en casa al verme llegar con las bolsas. Por eso, haciendo un ejercicio de constricción, seleccionamos. Y tras seleccionar, descartamos. De esta forma cuando llegas a casa y te van a decir algo, replicas «Tendríais que ver cómo se han pasado las editoriales este año, he dejado en la librería muchas cosas que me interesaban porque es una exageración…«. Con esto consigues una gran paz interior, y tus allegados te miran como si aun tuvieras alguna esperanza de volver al buen camino y dejar los tebeos. Y total, sólo te has dejado unos tebeos raros que no sabías cómo estarían, y que la editorial tampoco había anunciado mucho y estaban al final de la lista. Y unas jornadas tras otras se repite la misma historia: aluvión de novedades y los tebeos del final de la lista se quedan en la librería para una mejor ocasión que nunca llega.
Es una situación curiosa, la de estos tebeos del final de la lista. Si salieran en cualquier otra época del año tendrían mejor visibilidad y alguno caería, pero aparecen en un momento de saturación y son los primeros en descolgarse. La línea BD, por ejemplo, que sólo saca títulos dos veces al año ¿apetece pillarse El Club Estereo cuando no caben más tebeos en las manos y la tarjeta de crédito está empezando a tener una consistencia gomosa? Otro día, mejor otro día… Pero es que estos tebeos del final de la lista cumplen una misión social muy importante, marcan ese freno psicológico expuesto arriba, son la señal de «hasta aquí hemos llegado«. Y en ese sentido, son necesarios. Si una editorial saca mucho, no vamos a comprarlo todo por un comprensible sentimiento de culpa consumista. Si nos interesan 20 títulos compraremos 15 y dejaremos otros 5 fuera con gran pesar. Pero ¿y si fueran 25? Ah, entonces podemos coger «sólo» 20 y dejar 5 fuera, con pesar, aunque no con demasiado. La verdad, con muy poco, apenas teníamos referencias de esos tebeos del final de la lista…¿empezáis a pillar el concepto? Son tebeos cuya verdadera finalidad no es venderse, sino estar ahí para que los otros se vendan mejor.

Mirad ahora las novedades de Diciembre de las editoriales grandes. Mirad los títulos del final de la lista ¿De dónde han salido?¿Cuándo los anunciaron?¿quién va a comprarlos ahora, con la que está cayendo? Pues casi nadie. Y si se sabe que no se van a vender ¿es necesario hacer una tirada grande de esos? Pues no. Tres o cuatro para cada librería, para hacer montoncito, y sobran. Es más, gracias al bendito retractilado ¿es necesario que aparte de las tapas tengan algo impreso? Máximo ahorro para la editorial y para el librero que los solicita. Resmas de papel en blanco con una portada olvidable, todo bajo su plastiquito protector. No todos están retractilados, pero puede optarse por una tinta especial que dure lo que las novedades en las mesas plegables, dos semanas máximo.

Aún así, siempre habrá algún repelente que comprará alguno: un manga de Panini, Julius, Dr Cyborg, Cicca Dum Dum a 12 euros…¿qué sucede? Haced la prueba en vuestra librería. Llevad el ejemplar ante el mostrador. El librero, con la excusa de desmagnetizarlo o darte uno que no lleve antirrobo…¡ya está! ¡te ha hecho el cambiazo! ¡no te da el ejemplar que has cogido, sino otro que tiene guardado! ¡uno que tiene de reserva, correctamente impreso! El que tú cogiste lo devolverá al montón de muestra, y permanecerá ahí hasta que vuelva la normalidad a la librería y se escondan las mesas plegables. Esos títulos desaparecen entonces de las estanterías, y vuelven inmaculados a la imprenta donde tras un cambio de portada son reciclados para el Salón siguiente.

No los despreciéis, cumplen una función. A lo mejor hasta habéis comprado alguno ¿Cuánto hace de eso? ¿tanto ya? ¿habéis vuelto a releerlo alguna vez? ¿no? Entonces ¿qué diferencia habría entre estar impreso o en blanco? Giraos a la estantería, a ver si lo localizáis ¿no os tienta abrirlo a ver si…?

Mejor no lo hagáis. RespetAdlo!s por su labor de carne de cañón. Mejor pensad cuantas cosas habríais dejado de comprar si estos tebeos no hubieran hecho su labor muda en la librería. A partir de ahora, cuando los manoseéis en la librería para encontrarle algo que os llame, tratadlos con cariño. Es muy posible que ese tomo raro de Oni Press vuelva a tus manos dentro de seis meses convertido en un manga raro. Y gracias a dejarlo estar te comprarás ese otro tomazo del autor que te gusta tanto ¡y el dineral que te habrás ahorrado por no gastarlo! Y si sales de la tienda con manchas en tinta en los dedos, ya sabes de donde ha salido, si el papel la chupara luego sería mucho trabajo reciclarlo.

Si en el fondo sólo quieren hacernos felices, lo del lucro es accesorio.

7 comentarios en «Los tebeos del final de la lista»

  1. ¿Nadie habla del infracómic de Javivi que encabezaba el interesante folleto que regalaban con la entrada de expocómic?

    De las peores cosas que he leído en mi vida.

    Eutanasia procesal para Javivi.

  2. Queridos adlianos y adlateres:

    Esta mañana, cuando he entrado en vuestro fabuloso blog, me he quedado asombrado ya que me decia que Blogger no había encontrado dicho blog, es decir, que no existía, despues de darle muchas vueltas a la URL y de actualizar, al final me ha salido. Vaya susto que me he llevado, pensaba que le había dado la ventolera rara a algun adlater y lo había mandao a la mierda el blog, jejeje

  3. Fíjate tú. Lo que unos consideran estupidez, para mí es uno de los mejores posts que ha dado ADLO en los últimos tiempos… Entre otras cosas porque da respuesta a una pregunta que todo friki lleva años haciéndose.

  4. A mí me ha parecido genial.

    Y tras el peloteo, la reflexión: ¿ésa ha sido la verdadera función de Norma? ¿La de preparar el terreno para que los precios de Planeta nos parezcan razonables? ¿Es todo una conspiración judeo-masónica? ¿Forma parte del orden cósmico de las cosas?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.