El cuento de las portadas alternativas

Era de los que a cada hora y cinco actualizaba la página del Tebelogs! para estar informado el primero de todo. Fue así como se enteró de lo de las ediciones especiales con portadas alternativas que sacaría Panini, y una hora después lo volvió a ver en los principales sitios de información, que justificaron su tardanza con fórmulas del tipo «un rumor muy conocido y que circulaba mucho últimamente, y que estábamos a punto de confirmar» o «la semana pasada estuve resfriado y olvidé comentar que«. Como él también tenía un blog, más modesto, anotó esas fórmulas, podrían serle de utilidad algún día.
Le pareció curiosa la reacción de la gente al enterarse de la noticia, rechazaban de plano esas ediciones por ser un pufo meramente comercial. Pero esa gente que ahora se quejaba ¿no es la misma que en el Infinite Spoiler a Gritos se jactaba de haber conseguido el ejemplar americano con portada de George Pérez, que es infinitamente mejor que la de Jim Lee? Y hablando de Lee ¿no hubo movida por las portadas de Miller en All-Star Batman y Robin hasta que Pepo Pérez los puso a todos en su sitio? Quién sabe, quizá tener la posibilidad de elegir entre una portada u otra no fuera tan malo, sobre todo si una no te gusta. Estuvo tentado de escribir este razonamiento, pero su blog era exclusivamente de noticias, y no iba a desmarcarse de la línea editorial que había trazado y que tantos buenos resultados le estaba dando. Apenas tenía comentarios de visitantes españoles, pero sí unos americanos muy fieles que dejaban sus mensajes poco después de colgar él sus noticias. No sabía mucho inglés, pero les iba cogiendo cariño: el chico del casino online, el que vendía cosas para la stamina, el que insistía en algo sobre el catolicismo…Además, tenía aspiraciones de medrar en el mundillo, y no iba a crearse enemistades por dejar una opinión escrita, nunca sabe de quién vas a depender mañana…de forma que se limitó a copiar la noticia tal como la vio en el sitio mejor redactado. Y se fue a todo prisa, que iban a abrir la librería y hoy tenía turno.

Estaba de cinco a seis los lunes y los miércoles, apoyado en el mostrador y dando conversación al librero, de cara a instruir a la gente que iba a comprar allí. No era muy buena hora, apenas estaban los que venían del colegio de al lado a por un Shin-Chan y poco más. Pero es que a partir de las seis y los fines de semana, ese lugar de la tienda lo ocupaban Los Divinos, y él aun no era digno de codearse con Ellos. Ellos sabían qué es lo que valía la pena de Norma a tres meses vista, y leían con fluidez en inglés y francés. Él era un recién llegado, y bastante tenía con destripar argumentos del coleccionable de los Cuatro Fantásticos. Sin embargo, ese día sentía que con lo de las ediciones especiales tenía tema. Llevaba, con algún pequeño lamparón, su camiseta negra con el lema «Tengo un Blog«, y había bastante chiquillería en la tienda. Así que dirigiéndose al librero pero en voz lo suficientemente alta como para que se oyera en toda la tienda empezó su actuación:

-Pues no sé si te has enterado, pero los de Panini quieren sacar portadas alternativas de sus números «importantes» ¡Ja! Vaya forma de tomarnos el pelo, sólo quieren sacarnos todavía más los cuartos. Pues conmigo que no cuenten, claro, bueno soy yo. Lo importante de un tebeo es el interior, y más ahora que las portadas de Marvel son pinups que nunca tienen nada que ver con el interior. Estos espagueti se han juntado con el Viturtia y han cogido lo peor de cada uno. Si un amigo que tengo en la editorial pilló a medias una conversación de Viturtia admitiendo que esto de las portadas múltiples es una estrategia para dinamitar el mercado…

-No dijo dinamitar sino dinamizar, y fue en la entrevista exclusiva que le hicieron en Noticias del Universo Marvel.

Se quedó aturdido por un momento ¡sus comentarios estaban teniendo una respuesta! Era la primera vez que le sucedía y no sabía muy bien cómo reaccionar. No alcanzó a captar de dónde había venido la voz, pero bajó la cabeza y le vio. Un niño que levantaba poco del suelo. Llevaba gafas, de pasta. Y llevaba bajo el brazo ese tebeo del Señor Jean en blanco y negro ¿Paridas de soltero, se llamaba?¿o le cambiaron el título a última hora? preparó mentalmente sus argumentos y tras un largo rato en silencio respondió:

-Sí, es posible que dijera eso, le llamaban esos por la entrevista y hablaba por teléfono en voz baja. Sus buenas relaciones con algunos weblogs le costaron su anterior puesto ¿sabías eso, tú? De todas formas, nadie debería ser tan tonto como para pagar más dinero por otra portada…

-Es que las ediciones especiales tendrán el mismo precio que las normales.

-¿Ah, sí? Bueno, es que lo que quiero decir es que el tebeo se disfruta igual aunque te falte una de las dos portadas…

-No, si las dos ediciones tendrán las dos imágenes, una en la portada y otra dentro. Eso en el caso de que se trate de dos imágenes distintas y no de un diseño especial.

-Sí, claro, eso, sí, pero, lo que viene a ser es que entonces lo que uno debe hacer es comparar cual le gusta más en el momento que lleguen las dos ediciones a la librería…

-No, si eso, no pasará, los ejemplares de la edición especial llegarán a las tiendas una semana antes que las ediciones normales.

Por un momento se le nubló la vista. Una semana antes. Si tuviera acceso a esa información privilegiada antes que nadie podía escalar posiciones. Un horario mejor, estar en el mostrador más días, quizá charlar en alguna ocasión con Los Divinos. Ver a la gente coger la edición normal de X-Men recién desempaquetada y poder largar cuanto quiera del argumento, de la maquetación del Spot On o de la mala traducción de la tercera viñeta de la página cinco ¡debía conseguir uno de esos como fuera!

-Oye, Paco, estás todavía a tiempo de pedir esas ediciones ¿verdad? Aunque sea por curiosidad, de los primeros me gustaría ver qué tal
están.

-Pues no sé decirte, deberías decidirte si lo quieres en firme o no, ya que no admiten devoluciones y los encargo bajo pedido.

-Como te pones, hombre, claro que te los compro, apuntamelos…

-Vale, te pongo en la lista, pero no te aseguro nada. Sólo tiran 2000 para toda España, y de momento todos me habéis pedido lo mismo.

-Yo y toda mi clase vamos a seguir el Lobezno de Millar y Romita » dijo el niño.

-¿Frank Millar, el de Daredevil?

-¡Que va, que no te enteras! ¡Mark Millar, el escocés! Authority, la línea Ultimate, Chosen…tengo bastante contacto con él por su foro Millarworld, a ver si se anima a mandarme una dedicatoria para el primero.

Esto empezaba a ser demasiado. No metía enlaces en su blog a otros sitios para no mostrar su truco, pero estos enanos estaban a la última. Maldita LOE o lo que fuera, ahí los tienes buscando cosas de tebeos por la red en vez de estudiar. Así salían de respondones. Comenzó a sentirse muy abatido, y le entraron unas ganas enormes de encerrarse en casa a leer los retapados de Strangers in Paradise con un bote de a litro de helado de chocolate con cuchara sopera. Se marchó sin siquiera despedirse. El librero se dirigió al niño:

-Vicente, te tengo que decir que te has pasado un poco.

-Lo sé, pero es que soy un niño cabrón y lo que acabo de hacer está dentro de mi naturaleza. De todas formas me he divertido mucho haciéndolo, creo que vendré más veces a esta librería ¿este chico viene mucho por aquí?

-Pues un rato dos tardes a la semana, pero estoy pensando en decirle que se pasé más. El chaval que vende fanzines fotocopiados está ya muy visto y no atrae apenas gente…

4 comentarios en «El cuento de las portadas alternativas»

  1. No hay nada más molesto que acercarse al mostrador para pagar lo que sea que lleves en la mano y que haya tres tíos (a cual más raro) hablando con el dependiente de vete tú a saber qué dibujante de nombre impronunciable y una cierta afición a dibujar bufas. Hablan y hablan como si fueras invisible mientras te lees el comic tantas veces que te planteas pasar de comprártelo, pero a estas alturas ya te da corte, así que sigues ahí hasta que no te queda más remedio que ponerte a gritar «eh, estoy aquí, yo también tengo bufas, miradme». Pero nada. Por eso ya no compro comics, los gorroneo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.