De la ambigüedad expresiva entendida como vehículo de desinformación de las masas del siglo Veintiuno (o «visitad la Web»)

Desde el pasado Saló, estamos oyendo la cantinela de «Si información quieres encontrar, la web de Planeta debes visitar» sustituyendo a correos y artículos. Sin embargo este cambio es algo más que trasladar los textos del papel a la pantalla. Son medios distintos, cada uno con su propio lenguaje. Lo podemos ver desde hace tiempo con su sección de consultas, que suple al Correo tradicional pese a que nadie les ha preguntado nunca lo de la Cosa contra la Masa, o juegos de parejitas de autores. La chispa de las respuestas de Loki o Átomos se cambió por «Por lo pronto no entra en nuestros planes» o «Está en estudio a medio plazo«. Es más directo, al grano. Porque la gente en Internet no lee. Picotea. Mira el principio de los párrafos, curiosea por donde hay algo en negrita y se queda con lo esencial. No lee textos largos. Tonto el que lea esta frase. Sin embargo, hace falta una buena comprensión de los artículos para evitar malentendidos. Ya vimos que por una lectura rápida de los artículos de su Web se podía pensar que al hacer referencia a una obra titulada Groo & Rufferto y publicar una obra titulada Groo & Rufferto, en ambos caso se referiría a la misma obra, cuando no era así ni mucho menos. Lo primero es una miniserie premiada en USA e inédita en castellano, lo segundo una reedición (excepto la portada). Es un buen ejemplo de lo importante que es prestar atención al leer.

Recientemente encontramos otra situación similar. Entre las novedades del Expopuente encontramos un álbum de la línea BD titulado The Kickback, al que no teniamos el gusto de conocer. Y con David Lloyd de por medio es difícil saber si la obra tiene un año o veinticinco, dibuja siempre igual, y hay quien opina que son siempre las mismas páginas cambiando los textos de los bocadillos. Hace falta información, y ¿si información quieres encontrar? La Web debes visitar, exacto. Vamos pues.

La reseña en la sección de novedades empieza así:

Primera entrega de una de las mejores obras de David Lloyd, dibujante de la obra con guión de Alan Moore (V de Vendetta).

(Bueno, en realidad empieza diciendo Edición Original: Kickback, part 1 The Arrangement USA, lo cual no es cierto porque el tebeo aún no ha salido en Estado Unidos, ya que el primer editor que se atrevió a publicar estas dos entregas era francés, de ahí lo de estar en la línea BD, pero tampoco vamos a ponernos quisquillosos…)

Una leída rápida de pasada podría hacernos pensar que Alan Moore es el guionista de Kickback. Ese detalle hasta podría hacer que alguno se decidiera a adquirirlo. Pero no es así, Moore escribe V de Vendetta, como cualquiera que piense como un redactor de textos de Planeta puede ver. Pero concedámonos el beneficio de la duda, igual la redacción se presta a confusión, y tan posible es que Moore haya participado en The Kickback como no. Necesitamos más información. Hacemos uso pues del segundo comodín, el artículo promocional de la Web que lleva por título el pareado sabrosón: «V de Vendetta The Kickback, el clásico y la novedad«. A ver si nos lo aclara:

El hecho de que Alan Moore haya trabajado mano a mano con muchos artistas no es una novedad, máxime conociendo su larga trayectoria.

Es lo que tiene ser guionista de tebeos, que trabajas con artistas.

Ser un genio (sin mayúsculas) del guión y un paradigma de la innovación en un terreno como este en el que nos movemos, donde las revisiones de personajes y argumentos están a la orden del día, ya no es tan habitual. Pero si además la calidad acompaña a esa innovación, el mérito es aún mayor. Por tanto es fácil pensar que Moore, el conocido guionista nacido en Northampton, se ha rodeado desde que comenzó de grandes y competentes colaboradores como es el caso de David Lloyd.

Las dos obras que ahora traemos a colación, «V de Vendetta» y «The Kickback», son fruto del trabajo de ambos.

Fin del primer párrafo. Ya no hay duda. Moore escribe The Kickback. Sigamos leyendo, pero ya por puro ocio:

En el caso de la primera, se trata de un clásico dibujado por Lloyd siguiendo el guión original de Alan Moore, que representa ya todo un mito en la historia del cómic mientras que «The Kickback» está guionizada y dibujada por el propio Lloyd y ha aparecido en el mercado hace apenas unos meses (febrero de 2005 en su primera edición) (francesa, recordemos, siendo tiquismiquis)

Oh, vaya. Creí haberlo entendido, pero faltaba leer el resto. Me confié. El mentar varias obras y decir que son fruto del trabajo de ambos no significa que los dos trabajaran en todas. Lector descuidado, malo. Es como cuando lees que Jeph Loeb y Eddie Campbell son los autores tras Batman: Silencio y From Hell. Hay a quien estas construcciones le confunden. El caso es que, siempre de forma involuntaria, estos equívocos pueden dar a entender que Alan Moore o algún otro ha participado en alguna obra, lo que podría llegar a ser una publicidad beneficiosa para la misma. Y es por eso que desde Adlo!, en su vocación de servicio público (y con la inestimable ayuda de Juanmito al dar la idea en la Lista de Correo), presta el con
cepto de la ambigüedad expresiva a los autores y editores que nos lean

¡USTED PUEDE ANUNCIAR QUE ALAN MOORE HA PARTICIPADO EN SU OBRA !

¿Cómo? Pues de forma parecida al Juego de Kevin Bacon, que consiste en relacionar a cualquier actor con Bacon a través de la gente en la que hayan coincidido en distintas películas. Unos ejemplos:

El amiguete:

Santiago Segura was in Tiptoes (2003) with David Alan Grier
David Alan Grier was in Woodsman, The (2004) with Kevin Bacon

Un artista de los buenos:

Mark Pacella was in World’s Finest (2004) with Scott Leva
Scott Leva was in X-Men (2000) with Donna Goodhand
Donna Goodhand was in Cavedweller (2004) with Kevin Bacon

Un lector ocasional de este vuestro Weblog (que ya habrá hecho la prueba alguna vez):

Nacho Vigalondo was in Elefante del rey, El (2003) with Leonor Watling
Leonor Watling was in Secret Life of Words, The (2005) with Tim Robbins (I)
Tim Robbins (I) was in Mystic River (2003) with Kevin Bacon

Por el mismo algoritmo, se puede establecer una relación más o menos directa entre Alan Moore y cualquier profesional de la historieta. Al escribir «profesional» parece que excluya a los españoles, pero tampoco es eso, con un poco bastante de paciencia se puede elaborar el mapa necesario, si existe el interés (amigo editor ¿quiere aumentar sus ventas? si es así, existe el interés). El que existan obras colectivas con participación española como el Magical Mistery Moore de Sulaco o el Retrato de un Caballero Extraordinario facilita bastante el camino. Y una vez establecido el vínculo, es cuestión de redactar la promoción de forma suficientemente confusa para que solamente el lector avispado obtenga la recompensa de la verdad. La web de Planeta ha señalado el camino a seguir. Porque una vez, es casualidad, pero dos…venga, dos también.

¿A que si leyerais «Watchmen y The Originals son fruto del trabajo de Alan Moore y Dave Gibbons» tendríais menos dudas para comprar el último? Se genera ilusión, y eso también es bonito…aunque tenga un precio.

6 comentarios en «De la ambigüedad expresiva entendida como vehículo de desinformación de las masas del siglo Veintiuno (o «visitad la Web»)»

  1. Hola!
    No sabia donde poner esto asinque aprovecho el post de hoy aunque no tenga nada que ver. Es la información sobre el nuevo tomo del Coleccionable Batman de Planeta. La información está extraida de http://www.planetacomic.net y habla sobre los números americanos que contiene el tomo 22, atención al nuevo «Robin» que se cuela en la serie del murcielago XDD:

    Coleccionable Batman Nº 22: Restos mortales
    Edición Original: Detective Conan Nº 674 y 675, Batman Nº 508, Shadow of the Bat Nº 28

    ¡¡¡¡¡!!!!!!!!

  2. «Las dos obras que ahora traemos a colación, «V de Vendetta» y «The Kickback», son fruto del trabajo de ambos.»

    Creo que a esto se le llama «aprovechar que el PisuergAlan pasa por Valladolloyd». 😀

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.