MaryCon, comics en Maryland

Los días 22 y 23 de Septiembre se celebra en Maryland la Small Press Expo. Como su nombre indica, es una exposición de imprentas en miniatura, muy populares en ciertas zonas de Estados Unidos, y que en alguna ocasión han llegado a nuestro país en forma de fascículos coleccionables. Al menos recuerdo haber visto uno una vez entre “construye tu casa andaluza de muñecas” y “chapas de cava“. El aspecto noticiable de la exposición es que aprovechan un espacio sobrante del recinto (es lo bueno que tiene exponer miniaturas) para hacer una convención de comics, la MARYCON. Tampoco es tan extraño, todos hemos conocido algunas jornadas de rol + historieta o videojuegos + tebeos.

La MARYCON es diferente ¿qué la distingue de tantas otras? Lo apretado del calendario de convenciones y lo poco glamouroso del recinto han hecho que las editoriales grandes no participen. El hecho diferencial es por tanto montar unas jornadas comiqueras sin Marvel, DC, Image, Dark Horse…si en España se intentara algo así, el público se podría echar atrás; sin músculos, sin superhéroes…en cambio en la MARYCON han sabido convertirlo en una ventaja, abanderando la causa del cómic independiente. Curioso concepto, el de “cómic independiente” ¿qué significa? Pues que generalmente sus autores no dependen de sus obras para ganarse la vida. Y al no venderse a los designios borreguiles del mercado, pueden expresar su arte en su esplendor crudo y personal, encontrando en la MARYCON sus quince minutos de gloria en la que los autores se irán aplaudiendo unos a otros por turnos.

Dejamos unas fotos de la MARYCON y otras convenciones americanas para que apreciéis diferencias

Por suerte hay cosas que permanecen. Esta foto es de la MARYCON, con público indistinguible de cualquier otro salón:

El invitado bomba de este año es Harvey Pekar.

Y si tienes suerte, puedes encontrarte con alguno mediático, como Kyle Baker (yo también pensaba que era negro, de tanto leer reseñas del Capitán América: La Verdad).

Siendo claros, ir a la MARYCON es como ir a la librería sabiendo que no ha llegado nada de Planeta, Panini o Norma. Si se disponen de euros de sobra para invertir en obras experimentales que a buen seguro cautivarán el espíritu, es una ocasión maravillosa para ver lo que otras veces está en el fondo de los estantes. Pero si no, sólo se ven libros caros en blanco y negro, y a saber qué contienen. Por eso, para dar a conocer la historieta independiente, la MARYCON concede anualmente sus premios, los llamados Ignatz.

Poco tienen que ver los cientos de miles de ejemplares que tiraba Krazy Kat en los periódicos con las ventas de los autores que asisten a la MARYCON. Pero es que cuando se da nombre a un premio hay que dar un nombre prestigioso, de un clásico, preferentemente. Yellow Kid y Eisner estaban cogidos, y llamar “La Gata Loka” a los premios de la MARYCON hubiera sido excesivo, de forma que se conformaron con el ratón secundario de la tira. Y, ey, si la gente se cree que tienen algo que ver con La Cárcel de Papel eso que tienen ganado.

Para dar una idea del percal, estos fueron los ganadores de los Ignatz 2004:

Artista: Craig Thompson, por Blankets.

Obra larga: Blankets, de Craig Thompson

Historia corta: “Glenn Ganges“, por Kevin Huizenga, en Book 1, (Drawn and Quarterly Showcase (Drawn and Quarterly).

Artista novel: Lauren Weinstein, por Kramers Ergot #4 (Avodah Books).

Serie: Finder, de Carla Speed McNeil (Lightspeed Press).

Comic: Eightball #23, Dan Clowes (siempre gana él, si alguien os pone a prueba sobre cómic independiente decid que Bola Ocho ha ganado un premio).

Minicomic: Lucky #3, Gabrielle Bell.

Comic online: American Elf
, James Kochalka.

Obra novel: Teen Boat #6: VOTE BOAT, Dave Roman y John Green (Cryptic Press)

En 2003 los triunfadores fueron Jason Little por Shutterbug Follies; Three Fingers, de Rich Koslowski, y Fleep de Jason Shiga. 2002 fue el año de Megan Kelso, por Artichoke Tales; The Golem’s Mighty Swing, de James Sturm, y Trenches, de Scott Mills. Y lo dejamos aquí porque no hubo MARYCON en Septiembre de 2001, por razones que escapan el ámbito de este blog. La repercusión de estos premios en nuestro país se reduce a Blankets, Astiberri mediante, y la promesa electoral que hizo la Planeta pre-DC de publicar Shutterbug Follies durante 2005. De todas formas, el éxito de Blankets muestra que con un Ignatz bajo el brazo y talento, se pueden conseguir cosas. Así que conseguir el Ignatz debe ser la meta de muchos autores independientes, por lo que tenemos que saber qué hace falta para conseguir uno. Esto es lo que dicen los de la MARYCON:

You do not need to submit your comic for the panel to consider you for nomination to the Ignatz ballot. However, if you would like to guarantee that you are considered, you can send six (6) copies of your comic to: Jeff Alexander – Ignatz Awards Coordinator

Traducción: “Para ser nominado a un Ignatz, querido oscuro autor minoritario, no hace falta que hagas nada, si te conocemos te avisaremos. Ahora bien, si realmente quieres que sepamos que existas y tenerte en cuenta, mándame seis copias (6) de tu tebeo a mi casa

Llegados aquí, creo que llevamos demasiado tiempo haciendo el tonto con esto de los PicAdlo!s a cambio de nada ¿estamos a tiempo de inaugurar los premios Nasio, que se concederían a toda obra de más de doce euros cuyos autores o editores nos enviasen 9 ejemplares? Podemos regalar como premio aquella figurita de resina que nos dieron una vez…

En todo caso, si queréis quedar bien con los colegas, cuando salgan los ganadores de esta edición (que se sabrán incluso en castellano aunque su repercusión sea nula, es lo que tiene la globalización) decid que tenéis alguna obra suya en casa. En versión original, por supuesto. Total, nadie va a comprobarlo.

MARYCON ¡claro que sí!

(sí, que post más malo, demagogia barata y meterse con los de la MARYCON porque sí, vale, pero el verdadero objetivo de este texto era meter cantidad de enlaces a otros tipos de historieta y ver si a la gente le interesan o no ¿has llegado hasta aquí abajo sin clicar ninguno? Pues eso sí que no es culpa nuestra)

16 comentarios en “MaryCon, comics en Maryland”

  1. Uy, yo no he pinchado ninguno. ¿Que llego tarde al curro otra vez sirve como excusa? ¿No?

    Cachis.

    Uhmmm…

    ¿Puedo yo participare en los Nasio? Puedo colapsarte el correo, si quieres, con seis copias de cada dibujo con una resolución a 600 ppp…

  2. A mí me gusta la pelirroja de las gafas de la foto num. 3. Quién es?

    Y lo de “Esta foto es de la MARYCON, con público indistinguible de cualquier otro salón” va con segundas???

  3. ¡¡¡TED RALL!!!

    ¡¡¡TED RALL!!!

    ¡¡¡TED RAL!!!

    Snifff… con lo difícil que resulta conseguir sus obras por aquí… y eso de Supernatural Law me llama la atención… El próximo año avisa antes de irte para allá y te encargo algún comic de estos… o de Graphamaximo…

  4. Tranquilidad, redivivo. Están alternadas fotos de la MaryCon con otras de otras Cones para comparar. La que tiene el logo de DC es de la San DiegoCon, y la del bajito con dos cosplayeadoras, también.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.