Avilés, ven y cuéntalo

Este post esta basado en una historia real… ES una historia real, leñes.

¿ Sabéis cuantos años llevo leyendo las crónicas de las jornadas de Avilés en el Dolmen ? ¿ 5, 6 ? no sé, un montón. Y en todas cuentan lo divertido que es, lo bien que te lo pasas, la cantidad de anécdotas que te llevas de recuerdo. Así que así fui yo, a vivir mi propio anecdotario, a imbuirme de esa felicidad. Así que como si fuera el Dolmen, me olvido del preámbulo y de simular que tengo en mente algo llamado narración y a me dedico a contar esas divertidas anécdotas.

– Mi primer encuentro con las jornadas fue con el centro comercial donde se exponían las fantabulosas ilustraciones-que-son-bellisimas de esa tremebunda artista que vende cientos de miles de ejemplares de lo que sea por el mundo entero. Las dos personas que miraban las ilustraciones parecían muy concentradas.

– Tras un paseo y una abundante lluvia llegue a la carpa donde se celebraban las jornadas. En una de esas bofetadas antológicas, el motivo utilizado de entrada era Batman, pero atención, se utilizo como modelo la portada del Año Uno publicado por Norma y no la publicada por Planeta. Se esta dejando bien clarito a favor de quien esta la organización de las jornadas.




– La carpa era enorme, como un campo de fútbol… de fútbol sala… la mitad de un campo de fútbol sala… bueno, un poco menos, ya me entendeis.

– Lo primero que te encontrabas en la carpa era un stand del poney pisador y a gente jugando a rol. Eso era a la izquierda. Parece que a la derecha también pasaba, es lo que tiene la política.

– Luego había un stand que vendía tebeos antiguos. Eso es, había uno, esperad que los cuente otra vez… uno, sí.

– A la derecha estaba los stands de las editoriales: Norma, Sins entido, Dolmen y creo recordar que el otro era la Factoria. Aunque a lo mejor no, ya que todo el mundo saben que no publican tebeos. Y la Nemo menos.

– En el stand de Sins entido vendían muñequitos de Conan.

– Quizá el que los stands de las editoriales parecieran una tienda sin ningún tipo de separación y con una única caja para cobrar sea la explicación a lo de los muñequitos.

– Luego había una barra para servir bebidas. La cocacola no te la daban en lata.

– Por último estaba el escenario central, con sillas de plástico para sentarse a contemplarlo. Cuando llegue estaba actuando un mago.

– Me costo entender el termino mago utilizado para semejante espectáculo, ¿ mago del humor ? Los cincos minutos que contemple yo vi como el mago había sacado a un voluntario a escena al que indicaba como mover la varita para hacer un truco. Como este manejaba la varita en movimientos circulares sin conseguir ningún resultado el mago le colgó una L al cuello. No entendí muy bien en que consistía ese truco cuyo resultado final fue que debajo de una chaqueta ya no había nada. Debe ser magia moderna. El siguiente truco me dejo patidifuso. Le hizo un sombrero con globos hinchables al voluntario. Esto es magia y lo demás es tontería.

– Me visite toda la carpa dos veces. Dos. Me pareció que para entonces no tenia nada más que ver.

– Como se me olvido imprimir el programa de actividades en casa decidí preguntarle a un tipo con una camiseta roja que ponía organización en letras bien grandes. Por desgracia el no sabia nada del programa.

– Por suerte en la barra de las bebidas me dieron un fanzine donde indicaban las actividades del día. De los demás días nadie sabia nada, debía ser un secreto.


Atencion, un pasatiempo que podriamos llamar el sudoku de los cómics. El dibujo de la portada del fanzine esta realizado por ocho autores que estuvieron en las jornadas de Avilés. ¿ Seriais capaz de adivinar quien dibujo qué ? Animo, seguro que pasais un rato entretenido.
(Si pulsais en la imagén lo vereis más grande)

– Echarle un vistazo al fanzine fue algo… interesante. Os muestro una captura de la entrevista que le hicieron a Ann Nocenti.

– Volví a intentar que el tipo de la organización me dijera donde estaban las exposiciones. Nada, no había suerte. ¿ Y el partido de fútbol ? ¿ Sabría donde es ? Anda, si ni siquiera sabia que había un partido de fútbol.

– Yo solito me di cuenta que al lado estaba la casa de cultura y allí me meti. Había una caseta que ponía información y el tipo que había allí sí que estaba realmente informado. Exacto, allí eran las exposiciones.

– De todas las que había (dos) solo me dio tiempo a visitar una llena de originales firmados todos por un tal Jaume Vaquer. Me parece un tipo que domina todos los estilos.

– Como ya lo había visto casi todo decidí marcharme. La exposición que quedaba me la deje por si volvía, para tener algo que ver.

– En el transcurso de todo este anecdotario, ningún autor famoso se fue a tomar tapas conmigo ni me hizo dibujos a mansalva.

– Una vez me cruce con Vicente García.

Eso es todo. Espero que os haya animado para que vayáis el año que viene para pasarlo tan bien como me lo pase yo.

20 comentarios en «Avilés, ven y cuéntalo»

  1. Me parece que has pagado la novatada, como hice yo la primera vez que fui. No es un salón del comic, es decir, nada de grandes carpas ni de mercadeo de comics. Son unas jornadas de comic. Lo bonito de Avilés es tener la oportunidad de tomarte una copa con ese autor al que te gustaría preguntarle ese montón de cosas y sobre todo mezclarte con el ambiente. La próxima vez quítate de encima a idea preconcebida de Salón del comic y te aseguro que lo disfrutarás mucho más.

  2. A mi me pasó lo mismo que a ti, también era la primer vez que asistia, que me desencantaron un poco, igual por eso que dicen más arriba, osea, lo de llevar una idea preconcebida, pero… la verdad que quedé un poco desilusionado, sobre todo con la minicarpa, que habia muy poquitas cosas (y eso que soy asturiano)

  3. Pues si, la verdad es q yo también salí bastante decepcionado de Avilés. Que si exposiciones, charlas, encuentros con autores… muy bonito si, pero al aficionado “medio” a los comics (por asi llamrlo, ese q es incapaz de reconocer a Alex Maleev o D´Israeli) en principio a unas denominadas “Jornadas Internacionales del Comic”, va a eso, a “ver” comics y entonces, como bien ha narrado Pedro Garcia, uno no puede mas q sentir una grandísima sensación de decepción dentro de esa carpa (fue tristisimo, lo siento…).
    El año q viene habrá q ir con otras expectativas. Eso si, todo Asturias es una preciosidad (que conste q no soy asturiano).

  4. Pues yo me pasé la tarde del sábado por Aviés y antes de llegar a la carpa me encontré en una terraza de un bar con Gary Frank, D`israeli y Gaydos haciendo dibujos a todo el mundo, eso sí había que esperar un poco porque los tíos se lo curraban muchísimo. Luego entré en la carpa y me encontré con Esad Ribic también haciendo dibujos, el tío se marco un Lobezno increible que un chaval afortunado se llevó a su casa. Mientras Esad hacía el dibujo aparecieron Alex Maleev, Leandro Fernández y Rodney Ramos y se pusieron a charlar y dibujar con toda la gente que estaba por allí.

    No se como lo verás tú pero yo esto no creo que se haga en ningún Salón del comic de España.

  5. «- En el stand de Sins entido vendían muñequitos de Conan.»

    ¡Traición al gafapastismo! ¡Traición al gafapastismo!

    «- Quizá el que los stands de las editoriales parecieran una tienda sin ningún tipo de separación y con una única caja para cobrar sea la explicación a lo de los muñequitos.»

    No me lo creo. ¡Traición al gafapastismo!

  6. O sea, que como no tengas contactos y no tengas la suerte de encontrarte algun autor dandose una vuelta por allí y que éste te haga caso, mejor te quedas en casa. Lo de siempre, vamos.

  7. «- En el stand de Sins entido vendían muñequitos de Conan.»

    Es que en Sinse no tienen espacio para heroes musculados con taparrabos de spandex, pero un muñequito no ocupa mucho mucho espacio y el taparrabos de Conan es de pelo de cabra…

  8. Creo que el problema es que cierto tipo de jornadas son un poco «encuentros entre gente del mundillo». Osea, que el aficionado medio que no «conoce-a-nadie-que-conoce-a-nadie» se queda igual…

  9. Yo he estado en muchos Salones.
    Soy el último mono del culo del mundo.
    Y yo en Avilés he tenido al lado a George Pérez charlando conmigo, dibujandome una Wonder Woman y comentando mis dibujos.

    Eso sí, si te haces pajas y te quedas dando vuelta en el stand a «mirar» lo que sacan como hacen miles de personas con las decenas de stands del Saló de Barcelona, es evidente que te pasará lo que te pasó en este post.

    Y conste que lo del stand de compra es algo «nuevo» en los recientes salones. A los primeros a los que asistí no había ni eso.

    No sé qué intención tenías al ir a Avilés…

  10. Pues yo no he estado nunca en las jornadas de Avilés, pero sí en los salones de Madrid y de Barcelona, y puedo decir que lo de charlar tranquilamente con los autores allí es imposible porque hay tanta gente que te pueden dedicar poco tiempo… Claro que eso es muy bueno para el mundo del cómic.
    Yo venía a preguntaros si alguno conserva el fanzine diario que se repartió en estas jornadas (año 2005) y estaría interesado en deshacerse de él. Una de las portadas aparece en el post.
    O si sabéis de alguien que los tenga y los quiera vender. ¡Muchas gracias!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.