Sin Palomitas

Aparco el coche. Bajo del coche. El motor tarda en dejar de hacer ruidos. Maldito coche. Viejo y potente, conoce su amo y le es fiel. Jodido coche. Descansa ahí, cabrón, te lo has ganado. Viejo coche. Guardo cola. Con paciencia. Intentando no ponerme nervioso. Cuando me pongo nervioso hago cosas. Guardo cola. Con tranquilidad. Cuando nervioso cosas. Quieto. Tranquilo. Aguardo. Tras un millón de eternidades llega mi turno. Me enfrento a una cajera cuyas tetas hace mucho tiempo que dejaron de estar firmes. Pido una butaca como me gusta. Centradita. Mi padre las pedía así. Centraditas. Fue un buen padre. Murió de viejo, como el coche, en cama, escupiendo sangre negruzca. La chica contesta que imposible, no quedan. Padre. Coche. Tetas. Nervioso. Entonces me acerco a la ventanilla y muestro mi sonrisa especial, y sé que va a darme una entrada centradita porque si no me da una entrada centradita van a suceder esas cosas que suceden cuando me pongo nervioso.
Tengo mi entrada. Centradita. Fue un buen padre. Creo que dejé las luces encendidas. Tranquilo.
Mientras la gente entra para ver trailers me acerco al bar. No sirven bourbon y lo que llaman café se sirve en vasos de plástico. No hay vasos ni botellas de cristal. Plástico. Vivimos en un mundo de plástico. Hasta la hamburguesa sabe a plástico. Respiro hondo. No nervioso. He venido a ver una película. Voy a pasarlo bien. Exacto. A pasarlo bien. Plástico.

Pido palomitas saladas, y el estudiante afeminado con piercings y espinillas contesta que sólo quedan dulces. Plástico. Pido un cubo grande, esperando que las de abajo no estén cubiertas por esa pasta roja. Pero sé que eso no va a suceder, estas cosas nunca suceden a hombres como tú o como yo, a esos a los que las buenas oportunidades les dan la espalda y cuando creen que es imposible caer más bajo comprueban por las malas que sí era posible y sólo levantan la cabeza del fango para que los perros meen y volver a meterla.

Voy a pasarlo bien.

Plástico.

Espero que no me lo rasquen.

He leído todos los tebeos de Frank Miller. Voy a pasarlo bien. Han adaptado el tebeo bien. Viñeta a viñeta. Es calcada. Lo han dicho. Es una buena película, sin plástico. Rodríguez y Miller los tienen bien puestos. No cederían ante la industria ni aunque ésta les retorciera las pelotas hasta que brotara sangre caliente a chorros porque hay hombres que saben cómo se deben hacer las cosas bien hechas y no ceden ante nada. Han dirigido la mirada al abismo y le han dicho «¿estás hablando conmigo?». La mujer de Miller es colorista y él dibuja sus historias en blanco y negro. Bien puestos. Me recuerdan a mi padre. Jodido cabrón. Calcada. Lo han dicho.
He releído Ese Cobarde Bastardo treinta y cinco veces la última semana. Treinta y cinco. Cinco veces cada día. Esta semana. Treinta y cinco. Ese Cobarde Bastardo. Estoy en una butaca centradita apartando pasta roja de mis palomitas y espero con un buen puñado en la mano la escena que espero ver desde que supe que Rodríguez y Miller iban a adaptar Sin City calcada a esas historias que Miller sabe escribir y dibujar con las tripas y el sentimiento y el corazón. Una película de verdad para un público de verdad. Lástima que las palomitas sean de plástico. A papá le hubiera gustado verla.

Entonces llega. La escena que espero ver desde…

Y veo la escena que espero ver y descubro que es posible caer más bajo y las voces de mi cabeza empiezan a reírse de mi por haber creído que la película sería calcada al tebeo.

Frank, Robert, me habéis decepcionado. Viñeta a viñeta. Dijisteis eso. Viñeta a viñeta. Treinta y cinco veces. Una sola viñeta. Tengo manchas de pasta roja en la gabardina. Estoy nervioso. Dejo caer el cubo. Miro a mi alrededor y sé que esta noche van a suceder muchas cosas y que los buenos y viejos tiempos van a volver a esta ciudad y habrá vasos de cristal en los cines y bourbon y los estudiantes afeminados se encerrarán en sus casas para que los hombres de verdad se coman la ciudad sin aplastar sus caras contra la acera. Sí. Los buenos y viejos tiempos. Padre.

Entonces sucede. De todos los momentos posibles sucede entonces. La bestia en mi interior ruge y se retuerce y comprendo que debo salir rápido de la sala. Demasiadas palomitas dulces. Pasta roja. Plástico.

Hago callar a la bestia y fumo un cigarro en el servicio. Ojalá entrara ahora el estudiante y me lo intentara prohibir. Nunca sucede.

Llueve. Yo había lavado el coche.

36 comentarios en «Sin Palomitas»

  1. Y yo que creía que te ibas a quejar porque le habían puesto gayumbos al cobarde bastardo…

    Pero si, que fichar a Jessica Alba para hacer de Nancy y que no…, no cumplan con lo anunciado (viñeta a viñeta), a uno le cambia el hilillo de baba por espuma rabiosa.

    Que aprenda de Carla Gugino (Lucille), eso si es meterse en el personaje sin mojigaterías, que leches.

  2. Ahora habrán redibujado el cómic para reeditarlo con Nancy haciendo el strip tease sin quitarse nada y poder afirmar que sí que es igual. Y retirarán del mercado las ediciones anteriores.

  3. «Que aprenda de Carla Gugino (Lucille), eso si es meterse en el personaje sin mojigaterías, que leches.»

    Y qué culo, además. Nada más verlo en pantalla, me quedé con ganas de gritar «¡Marv, deja de complicarte la vida y presta más atención a lo que tienes delante!».

  4. Genial, señor Calduch!

    Parece ser que lo de los desnudos era opcional y Jessica Alba dijo que ni de coña, al igual que Rosario Dawson. Hay que joderse.

    Pero bueno! alegrémonos que siguen habiendo buenas actrices como Carla Gugino y Jaime King que se ciñen al guión como Diso manda…y gracias también por no verle los güevecillos colgando al hijo de Roark.

  5. Desternillante, Calduch !!

    Y le doy otro 10 al culo ( Y a las tetas ya puestos) de la Carla Gugino (Lucille), no es que compense la fechoría de la Alba, pero menos da una piedra o un cromo de la liga de futbol.

  6. ¿Método stanislavsky para encarnar a Marv, Calduch? Si fuera un buen dibujante y tuviera dinero te contrataría para que hicieras el guión de un tebeo lleno de voces enfermizas en off.

    La mejor crítica de la peli que he leído desde su estreno…

  7. Tengo un gran problema. Soy el unico friky del mundo que no ha leido Sin City, lo se, lo se, es imperdonable; pero eso me lleva a un problema mayor. ¿Que hago antes? ¿Leer el comic o ver la pelicula?. Necesito consejo llevo dos noches sin dormir tirando una moneda al aire para decidirlo. ¡Pensad en los niños por diox!.

  8. Llevo semanas visitando y leyendo Adlo! y nunca me decidía por escribir nada pues ya lo decíais todo los demás…¡hasta que me encuentro con el mejor comentario sobre sin city que he leído hasta ahora (y me he leído bastantes)!
    ¿Qué hace que no está creando ya mismo Calduch City?
    Enhorabuena por ese inspirado post!!

  9. La alba además de estrecha ya enseñó las churras en «The Sleeping Dictionary», no sé como la tradujeron aquí q sólo vi ese fragmento, ejem
    Así q qué coño le costaba?

  10. El tío Google dice que «The Sleeping Dictionary» la rebautizaron como «Amor Salvaje» (?)

    Me imagino que la razón es que tiene mucha más salida la imagen de la Alba medio tapada que medio desnuda. Por poner un ejemplo: todos hemos visto cienes y cienes de veces en todo tipo de programas de TV la escena de Salma Hayek y la serpiente en Abierto Hasta el Amanecer. ¿Hubiera tenido la misma difusión de enseñar las tetas la actriz? Pos eso, que me suena a intento de repetir la jugada

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.