Jiro y su veterinario

¡¡¡ ATENCIÓN !!!

Si no has leído el tebeo «Tierra de sueños» de Jiro Taniguchi y piensas hacerlo no leas este post. Te destripará el argumento y el final de la primera historia

Si eres veterinario o tienes algún amigo o familiar veterinario o piensas estudiar veterinaria no te sientas ofendido por este post. No es una generalización, es un caso particular.

Si eres un hooligan de Jiro Taniguchi puede que te sientas ofendido por las alusiones personales al autor. Si es tu caso, ajo y agua.

Hasta aquí las advertencias. Ahora es tu responsabilidad el seguir leyendo.

Antecedentes. En el capítulo «Tener un perro» del tebeo «Tierra de sueños» de Jiro Taniguchi el autor nos cuenta una experiencia autobiográfica (como él mismo dice en el epílogo).

Jiro y su mujer tenían un perro, el perro se hizo viejo (14 años), enfermó y se murió. Una historia muy en la línea de Taniguchi. Sentimientos y sensaciones marca de la casa.

El caso es que el perro, con 14 años, comenzó a tener problemas para caminar y llegó un momento en el que dejó de hacerlo. De estar siempre tumbado le salieron úlceras en la piel y dejó de comer. Empezó a tener ataques y al final murió mientras sus dueños contemplaban paso a paso, sufriendo también, todo el proceso.

¿Porqué el título del post? Porque Jiro, en el epílogo, justifica su comportamiento (cualquiera que haya tenido un perro o un gato en esas condiciones, si lo quiere de verdad, sabe lo que hay que hacer) diciendo que el veterinario les había dicho que el perro no sufría porque estaba en un estado parecido al sueño.

Yo es que me estoy imaginando al veterinario diciéndoles:

-Nooooooo que vaaaaa, si no sufre. No puede caminar pero como que no se entera. Si eso vuelven en un par de días. Paguen al salir en recepción.

-No, hombre, no, si lo de las úlceras no le duele, como mucho le picará un poco. Si eso vuelven en un par de días. Paguen al salir en recepción.

-No se preocupen, no es que no quiera comer, es que no tiene hambre. Si eso vuelven en un par de días. Paguen al salir en recepción.

-Uffff nada, nada, lo de los ataque es lo mejor de lo mejor, así hace ejercicio. Si eso vuelven en un par de días. Paguen al salir en recepción.

Una eminencia el veterinario. Un maestro de las finanzas. Tiene que ser rico por cojones haciendo lo que hizo. Hay que ser muy listo para llevar tan bien su negocio.

Y claro, luego están Jiro Taniguchi y señora que también tienen lo suyo. Que si vas al veterinario te tendrás que fiar de él porque sabe más que tú pero… no sé, todo tiene un límite ¿no?
Pues no. Jiro y su esposa le hacen caso hasta el final. Que gran confianza tenían en ese profesional. Que bonita es la sensibilidad para pasear por la ciudad o la sutileza de mirar un árbol pero para ver la realidad… Que listos que son. No me extraña que estén contentos con su veterinario.

Ya me lo advirtió hace unos días un insigne adláter y la verdad es que tras leer esta primera historia de «Tierra de sueños» tengo unas ganas tremendas de leer las siguientes. Ya caerán y seguro que me gustarán. O quizá no. Lo que pasa es que tengo tantas ganas que prefiero esperar a ver si tengo menos.

24 comentarios en «Jiro y su veterinario»

  1. En nombre del Colegio de Veterinarios Japoneses, les informo que, ante las maledicencias que andan difundiendo en su blog, inyectaremos a sus perros/gatos/jilgueros/hamsters con un preparado cuyo ingrediente principal es el virus de la rabia. Ya verán como dejan de difamarnos, ya. ¡Viva el yen fácil!

  2. Simplemetne El taniguchi está en contra de la eutanasia… de cualquier ser vivo. Aunque estoy seguro que si el perro pudiera hablar diría, «dejaos de gilipolleces y ponerme la inyección letal, cabrones.»

    Es que los japos son mu raros.

    P.D: Tranquilos que el resto de las historias no son en ese plan.

  3. Este post es increible, parece autobiográfico, yo tuve un perro que con 12 años tuvo 3 problemas a la vez y tenía que estar todo el día drogado por los dolores, sin comer nada y casi sin poder moverse, asi que decidimos dormirlo definitivamente, porque eso no era vida.

  4. Simplemetne El taniguchi está en contra de la eutanasia… de cualquier ser vivo

    No. En el epílogo dice que se lo plantearon pero que la opinión del veterinario les hizo descartarlo.

    Joer, a que punto hemos llegado que hay que avisar a los fans de X autor de que no se ofendan

    Meterse con un autor por su obra es una cosa y meterse con él como persona es otra.

    Como el post está dedicado a Jiro como persona (no como profesional) me parecía correcto hacer la advertencia.

  5. Jó, qué historias más interesantes y más íntimas. De ésas que salen reseñadas en el Tontaciones (ahora EP3).

    ¿Para cuándo un cross-over autobiográfico entre la Sátrapa y el Jiro Tamagotchi? Para iniciar al gafapastismo en esto de los cruces editoriales que es lo que da sentido a la obra de ROB!, claro.

  6. Nah… ya veo que intentais replicar la polémica que produjo el caso Hombre-Gay con el Jiro Tamagotchi, pero como que no acaba de salir el mordiente.

    Deberíais dejarle estas cosas a Pedro. Él sabe como crear escándalo.

  7. Viniendo del país del hara-kiri, los kamikaze, los samurai, me parece que esto no debería sorprender tanto (espíritu de sacrificio, cierto fatalismo, resignación…), o quiza si (ya que suele presentarsenos la via rápida como elección más comunmente escogida).

    Eso sí, el veterinario debe ser miembro de honor de Greenpeace.

  8. Meterse con Taniguchi NUNCA puede tener la misma repercusión que meterse con Gaiman.

    Basicamente, porque a Taniguchi le faltan unos cuantos cientos de fans góticos prestos a defender su honor donde se tercie :3

  9. >>Respecto al amigo Jiro, creo que, después de lo del perro, si diera el salto a los USA Batman se le quedaría corto. Yo le pondría directamente a guionizar Authority. Qué coño, que la dibuje también…

    ¡¡Yo le daría para guionizar una nueva serie de Krypto!!

  10. Porque Gaiman fue listo y se buscó un target adecuado (pensaría: ojo, estos llevan un huevo de bisutería, seguro que tienen pelas de sobra para acoquinar en tebeos…)

    Respecto al amigo Jiro, creo que, después de lo del perro, si diera el salto a los USA Batman se le quedaría corto. Yo le pondría directamente a guionizar Authority. Qué coño, que la dibuje también…

    Lo que sea por ver feliz a Warren Ellis.

  11. >Si hubise sido: Taniguchi sólo ha hecho un tebeo bueno, «El almanaque de mi padre»; «El olmo del caúcaso» iba de un árbol; «El caminante» ¿alguien se lo leyó?; «Barrio lejano» ¿quién se lo ha leido?… Pues igual también la hubiese tenido (polémica, I mean).

    Disiento. Seguramente en ese caso el post no hubiese tenido más de dos comentarios.
    :3

  12. No creo, Gatasombra, lo que pasa es que este post sí tiene gracia. Si hubise sido: Taniguchi sólo ha hecho un tebeo bueno, «El almanaque de mi padre»; «El olmo del caúcaso» iba de un árbol; «El caminante» ¿alguien se lo leyó?; «Barrio lejano» ¿quién se lo ha leido?… Pues igual también la hubiese tenido (polémica, I mean).

  13. Pero nos estamos desviando del tema principal de este álbum. Los animalitos están bien, el sufrimiento: pelín pasote (leyéndolo pensaba «ponle la inyección al puto perro ya»), ¿¿pero a nadie le molesta tanto esas historias de escaladores como a mí?? Antes me leo un comic sobre el tour. La montaña, el reto, la soledad.. ¡¡anda ya hombre!!
    Sí, soy fan de Tamaguchi, ésteeÂ… Taniguchi pero a veces es tan y tan indigesto.

    PD: Sí, evidentemente no me he leido «K».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.