Satrapi y el Periodista.

¿Saben aquel que dice…?

No, en serio, seguro que ya has oido algo sobre la entrevista de El País Semanal a Marjane Satrapi. Pero… ¿lo has leido? Quizá piensas «Estos gafapastas pejiqueros y los frikismiquis están ya quejándose«. Así que ADLO! en pleno uso de sus capacidades sociales ha decidido colgar un par de citas de la entrevista. Sin tocar una coma (¿para qué?) permitiendo a todos los lectores de la blogosfera del cómic español que lean algunas de las aceradas reflexiones que en su notable perspicacia han confundido a tantos lectores.

Quizá lo mejor sea empezar con el principio, con los inicios de la conversación. El Periodista llega y encuentra a Marjane preparando un mural. Así que el Periodista decide comenzar con sus perceptivas ideas sobre el arte secuencial.

En el lienzo, que tiene las dimensiones de un mural, ya ha trazado con lápiz las directrices de su composición, un tumulto de cuerpos que tienen algo de personajes de cómic, aunque cuando le digo esto a Satrapi, ella me responde con una cortesía colérica: «Esto es un mural, no un cómic«. Y yo, sin hacer mucho caso a su cortesía y seguro de que algo de cómic hay ahí, comienzo un reclamo que se queda en puro embrión: «Si, pero algo tendrá que ver…«. Y entonces, apuntándome con los dos dedos en los que lleva cogido el cigarro y dejando que Aretha Franklin, que sigue de fondo, le mueva rítmicamente un pie, zanja la cuestión: «No, esto es un mural, una pintura grande, no un cómic ¡Estoy pintando un mural!«

Como la reflexión de la semilla interior del arte secuencial en otras artes (si el autor es dibujante de cómics) no quedaba muy clara o por si el parecido con un gag de Los Simpsons parecía atenuado y superficial el Periodista volvió a la carga.

«Ya lo tengo«, le digo a Satrapi, «este mural es como un cómic reconcentrado; como uno de sus libros, que pueden leerse de un solo golpe de ojo«. Y en cuanto digo esto quita el pincel del lienzo y se encara conmigo para decirme, con una calma crispada que me invita a cambiar de tema: «Es un mural, ¿vale?«.

El problema debía ser el café y los cigarrillos, si hubiera consumido tila (por ejemplo) habría estado más receptiva a los comentarios (de gran valor crítico) del Periodista. Si hubiera tomado más café ahora el periodista estaría muerto, claro.

Por suerte él sabía a qué se dedicaba Marjane, al cómic, y tenía muy claro cómo debía ser su obra. Por eso no duda en departir amigáblemente cuando ella le explica cómo funciona el lenguaje del cómic.

«Éste es el lenguaje del cómic, llámalo menor si quieres, no me importa; el cómic es un medio, y en éste hablo de política, de ejecuciones… «.»De cosas nada cómicas«, le digo, y ella, otra vez dejando que su pie se mueva según el ritmo de Aretha, puntualiza: «Sí, pero el cómic no tiene que ser cómico, es más bien una novela gráfica; es como si yo te digo a ti: tú eres escritor, así que no utilices el humor, escribe como un escritor serio.«

Todo esto produjo una singular relación entre ambos, que se ejemplifica cláramente en el siguiente párrafo:

Ya para entonces he notado, y la cosa empieza a obsesionarme, que cada vez que Satrapi pronuncia la sentencia «we the iranians» («nosotros los iraníes«) en su inglés tocado por el francés, parece que dice «we the uranians» («nosotros los uranianos«).

Quizá el Periodista debía preferir a Daniel Clowes y se tuvo que quedar con la Satrapi.

Del mismo modo nosotros dejamos las píldoras aquí, el que quiera leérsela completa que busque El País Semanal del domingo que inició la colección «Pasión por los Cómics«.

AVIV SÏAP LE!!!

Actualización: Entrevista completa disponible en Troublesome Days.

17 comentarios en «Satrapi y el Periodista.»

  1. Creo que el entrevistador debería haber acudido a la cita con un saquito de avena previamente calentado al microondas.

    (insertar aquí cien mil iconos de guiños e ironías)

    Pobre hombre. Debería ficharle el antiguo CQC.

    (insertar aquí mil iconos de guiños e ironías)

  2. Yo lo que creo es que el periodista riñó con su parienta la noche anterior y había dormido en el sofá.
    O a lo mejor es que realmente se cree muy agudo chuleando a los entrevistados. Me pregunto si le haría una entrevista en el mismo tono, no sé, a Luis del Olmo…

  3. Y no podíais incluir esto en los PicAdlo! de este año?. Es que para el que viene se os va a olvidar seguro.

    Yo me imagino al Paisano este como el Jesulín, «estooo, estoo eh como un comih, no?»

  4. Jomacrar, no puede ser porque ya se hizo (dentro de ADLO!) una primera ronda de votaciones donde quedaron eliminados más de la mitad de los posibles candidatos. No sería justo meterlo en la segunda ronda de votaciones

    Pero tranquilo, que aquí no se olvida nada. Por ejemplo, uno de los candidatos de este año es Joaquín Aranda por la crítica al Punisher que hizo en Junio del año pasado

  5. Lo que le pasa al amigo periodista según yo lo veo puede ser:
    a) que le han cargado con un muerto que él no quería, y hace la entrevista con una gana e interes mas minimos que los detalles en el dibujo Cutlas
    b)que en vez de hablar de política o arte, puesto que es un torpe en esos temas (lo parece…), intentó llevar la entrevista por los derroteros del cómic para hacerle una batería de preguntas que ya tenía pensadas, pero como ella estuvo de que no, pos se jodió la marrana XD Poco arte por dios…
    c) Que es el nuevo Looney Tune y en este capitulo tenía que tocarle la moral a Satrapi XD

  6. En fin… Si la entrevista la hiciera alguien que disfruta de las historias… y no de los medios… Seguramente, la misma historia contada en una novela, le habría llegado al corazón.. ó algo…
    él sólo ve comic…
    por cierto, estoy buscando a ANtonio Martin.. ¿le habeis visto?

  7. Es una batalla perdida…
    Es más fácil encontrar buenos artículos sobre tebeos en revistas de baja tirada (Absolute Marbella me sorprendió hace unos meses) que en un periodico «serio».
    País…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.