Star Trek: Los infortunios de Janice

Fieles a la política que le ha creado a ADLO! tantos y queridos amigos en el grupo de los otakus y seguidores de Charm!, ahora dirigimos nuestras miradas a otro grupúsculo que lucha por salvar a un mundo que les teme y les odia.
Los trekkies.
Recerca Editorial publica una nueva colección dedicada a recopilar los números clásicos de Star Trek. Todos sabemos que Star Trek contiene unas ideas de igualdad y fraternidad que se adelantaron a su tiempo. Podemos decir lo mismo del papel relegado a las mujeres (sí, hay mujeres en Star Trek y Uhura es una mujer, y lo ha sido siempre… creemos). Y para confirmarlo, no hay más que echarle un somero vistazo a este primer número de Star Trek Classic.
La historia comienza de un modo original. Los del Enterprise van por ahí dando vueltas y se tropiezan con un planeta raro, así que envían al capitán Kirk, a McCoy, Spock, a una chica llamada Janice y a un tío con una camiseta roja y expresión perenne de pánico.
Pronto, cuando se tropiezan con el primer bicho que vivía su vida por ahí, contemplamos la importancia del papel de Janice como mujer del siglo treintaynosecuántos, y no sólo por el sombrero…


…que la verdad, le da un parecido muy grande a la pitufina.
La capacidad verbal de Janice se muestra ágil a la hora de sintetizar las situaciones…

…y dar un serio ánalisis científico.

Al poco, extrañamente (SPOILER), se muere el tío de la camiseta roja, siendo Janice la única que expresa sus sentimientos, que para eso, leches, es mujer.

Cuando están acampados (en vez de teletransportarse para ir a dormir a una cama calentita en el Enterprise), llega otro bicho, y entre la media docena que tiene para merendarse… elige raptar a…

¡Janice, en efecto! Como vemos, ella les explica rápidamente la situación a sus compañeros.
El resto de la historia sigue como suponemos. Los chicos del Enterprise se lanzan a salvar a Janice «porque es una mujer desvalida en un inhóspito planeta» -más o menos-.
Pero Janice no se va a quedar cruzada de brazos esperando a que la rescaten… bueno, sí. Hasta que se da cuenta que los bichos-árbol se la van a merendar, y entonces…

En el nombre de Roddenberry… ¿Qué diablos le está haciendo al bicho, que grita «Zí, Zíiiiii»?

En próximas entregas: Kirk y Spock, romance más allá de las estrellas, o ríase usted de Frodo y Sam, o de… Batman y Robin.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.