El Decompressive Storytelling y la madre que lo trajo al mundillo (Conclusión)

¿Sirve el Decompressive Storytelling para cualquier historia? El año pasado la respuesta hubiera sido «casi», pero Kurt Busiek, en sus ansias de ser Roy Thomas, se ha atrevido a escribir Conan adaptándolo al lector de hoy, de forma que todo es posible. Conan descomprimido. En Junio veremos si el lector tradicional del bárbaro, acostumbrado al rígido esquema de malo-monstruo-chica en 22 páginas soportará en entregas mensuales sagas de 4 números que se podrían haber desarrollado en la mitad, a Conan necesitando tres páginas para eliminar a un guardia, o un número entero dedicado a un interrogatorio. Ya se verá. Que a algunos lo del ambiente y la atmósfera se la trae floja.

Como nota final, resulta curioso que la explosión del Decompressive Storytelling se diera en Marvel para entrar en la dinámica de la edición de recopilatorios. Se comenzaron a exigir aventuras de mínimo 6 episodios independientemente de la sustancia que contuvieran. Si la idea servía para cuatro números debía ampliarse. Sin embargo, en esa misma época se sacrificó en los Cuatro Fantásticos a un equipo (de españoles, para más señas) que proponía aventuras extensas y que siempre les venían con recortes «Aceptamos esta historia propuesta para ocho episodios pero resumidla en tres y que salga más la Cosa. Ah, en el segundo episodio debe entrar un cruce con Spiderman. Pacheco que dibuje sólo las páginas iniciales y finales del primer y tercer episodio«. Una prueba más de que lo que le la experiencia de nuestros abnegados creativos estuvo bastante, bastante, gafada.

¿Cómo, que quedan unas líneas para terminar? Pues os dejo con una imagen distendida.

En efecto, una «splash».

(próximamente, si hay mercado para ello, el posteo recopilatorio con extras y bocetos de escritura sin pasar por el corrector ortográfico)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.