Alan Moore’s lo que sea

Que Alan Moore es, quizá, el mejor guionista de cómics de su generación no es ningún secreto. Que es lo que es gracias a Rob! que lo salvó de las catacumbas de la industria tampoco se le escapa a nadie.

Su talento no tiene límites y todo lo que firma obtiene el aplauso de la crítica. Los dibujantes hacen cola para trabajar con él, los editores rezan para que les deje publicar algo suyo y los lectores no se cansan de alabarlo.

¿Se nos ha colado un imitador celoso del éxito del mago ?

Menos los del gremio de peluqueros, todos hemos llegado a la conclusión de que Alan Moore es un genio. Y lo mejor de todo, es tan genio tan genio que ha llegado a un punto en el que no hace falta que el pelanas tenga que escribir un guión para que se pueda editar un cómic con su nombre en la portada.


Pincha en la imagen para más información.

¿Unas canciones? ¿Unos poemas? ¿Unos truquitos de magia? ¿Cháchara incongruente durante una noche de tripis caducados? Todo vale.
Se adapta, se dibuja (casi siempre por algún autor español) y se edita.
Lo de Moore es como lo del cerdo (con perdón), que se aprovecha todo. Esta dinámica de trabajo, además, nos puede ofrecer múltiples variantes e inmensas posibilidades.
Desde aquí alentamos al greñas y a sus avispados editores a que sigan explotando a la gallina de los huevos de oro.

Sería magnífico leer una adaptación de sus conversaciones con el panadero o una interpretación gráfica de sus gruñidos en el W.C.
¿Quién no se compraría una novela gráfica con la versión de una interpretación de la adaptación de un tipo que caminando por la calle vio de refilón a Moore paseando?

Lo dicho, un mundo inmenso de posibilidades.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.