El Bloc en el Blog

El otro día, al pagar la compra en mi tienda de comics habitual, me regalaron esto:

Mi primera reacción, como es natural, fue pensar qué bien, soy un superhéroe (y soy el último en enterarme). Y en toda lógica debo de serlo, porque si no no me habrían entregado algo que, como su nombre indica, corresponde entregar a un superhéroe (concretamente, a uno sin supermemoria).

Hay un problema, sin embargo: no recuerdo haber tenido nunca superpoderes; ni siquiera una identidad secreta. Pero claro, eso no significa que no sea un superhéroe: después de todo, si es cierto que soy un superhéroe y que mi memoria no es «súper», es lógico que, al menos en mi identidad «civil», no recuerde esa faceta «súper» de mi vida, ¿no?

También podría ser que realmente yo no sea un superhéroe (por increíble que pueda sonar, lo sé), lo cual explicaría que no recuerde ni mis superpoderes ni mi identidad secreta; pero en cambio eso no respondería a la pregunta de antes: no tiene sentido que se le entregue un «bloc para superhéroes» a alguien que no lo es, o que lo es pero del que no se sabe que lo es. En fin, un lío.

Por lo demás, y salvo esa pequeña duda existencial que me ha creado, que ya no sé si soy o no un superhéroe sin supermemoria, tengo que decir que el bloc este es un cucada: nada más abrirlo, te encuentras con una plantilla para rellenar tu ficha de superhéroe, en la que puedes apuntar tus superpoderes, tu nombre código, tu «combo» preferido (¿alguien me explica qué es eso? Probablemente lo sé, pero mi falta de supermemoria me impide recordarlo) y tu frase favorita. Mola, mola, mola. Voy a rellenarlo tan pronto acabe este post.

La siguiente página contiene un calendario del 200… -insertar número de rima fácil-, y el resto es un montón de páginas en blanco para anotar… pues para no anotar nada en realidad, porque entre lo grande que me suele salir la letra, lo pequeño que es el bloc y las ilustraciones promocionales de tebeos publicados por la casa (lo cual me parece per-fec-to, que conste) que las inundan, pues como que no queda mucho espacio para mis propias notas.

En fin: siempre me quedará la opción de anotar en él los buenos propósitos que, a lo largo del año que viene, llegue a cumplir de todos los que, como hago siempre, me haya propuesto alcanzar en Año Nuevo. ¡Je! Al menos, así me aseguraré de no haberlo rellenado antes del 2006, como mínimo.

Bueno, hasta aquí llegó mi intervención en este blog, por lo que al año 2004 se refiere. Por mi parte, ya sólo me queda desearos que lo paséis muy bien en Nochevieja, que tengáis una buena entrada al año que viene, y que sigáis viniendo por aquí a leernos y dejarnos comentarios como hasta ahora: aquí estaremos esperándoos.

(Sí, por supuesto que es una amenaza. Lo que no está claro, es para quién.)

10 comentarios en «El Bloc en el Blog»

  1. Mauricio, lo que ha ocurrido es que tu némesis te ha borrado todos tus recuerdos superheróicos y tu yo futuro te ha mandado la agenda para que te des cuenta (porque yo no he visto la agenda en ninguna parte). Ahora recuerda, busca una máquina del tiempo y envía la agenda a tu yo pasado.

  2. ¡¡ No puede haber viajado al pasado !! (lo veriamos aquí).

    Debe haber viajado al futuro por error, de forma que la única forma de recuperarlo es esperando.

    Hoy he ido a la librería y a mi no me han dado nada ¿me faltará el gen X de Mauricio?

  3. ¡Es verdad, ya no está!. ¡Hemos incurrido en una paradoja temporal!, ¡el tejido del espacio-tiempo peligra!. ¿Quién iba a decir que el blog de Adlo destruiría el multiverso?.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.