Alguien. Besos. Pedrito.

Esta semana he tenido ocasión de ver «Alien vs. Predator«. Y tengo que decir que me ha gustado. Así de claro, sin coñas ni segundas lecturas.

(OJO! SPOILERS ACECHANDO POR TODOS LADOS)

No es que el film sea perfecto, claro:

– el argumento tiene la misma complejidad que el manual de instrucciones de una servilleta;

– la caracterización de los personajes… bueno, tan sólo diré que tiene su máximo exponente en las frases «¡A mí nadie me da la espalda!» (que suena como que alguien está a punto de hacer algo estúpido y peligroso -¡referencia, referencia!-, y efectivamente lo hace), y «Una pistola es como una caja de condones: prefiero llevarla y no necesitarla, a necesitarla y no llevarla» (la cita no es literal), que aún no estoy seguro de si es propaganda de la Asociación Nacional del Rifle o forma parte de una campaña de control de la natalidad. Y hasta ahí llega la caracterización de personajes;

– la ecología de los Aliens, con ese ciclo reproductivo tan acelerado, sigue siendo un completo despropósito: con esta, ya llevamos cinco entregas de la saga «Alien» (tebeos aparte), y aún no se ha mostrado una sola especie a la que los Aliens depreden y cuyo ciclo reproductivo sea capaz de mantener el ritmo del de éstos;

– y los Depredadores son un pelín «nenazas» en comparación con los de las dos primeras entregas: baste decir que, de los tres que aparecen, dos mueren a la primera de cambio y el tercero es violado en cuanto se descuida un momento. Y eso que se supone que son más fuertes, más resistentes, tienen el nivel tecnólogico más avanzado, bla, bla, bla, y, a diferencia de todos los demás, ellos sí saben desde el primer momento para qué están allí. Unos nenazas, insisto.

Vale, esta es la carátula del videojuego. ¿Y qué? Pero lo cierto es que nada de todo lo anterior importa: si lo que quieres ver cuando vas al cine son argumentos complejos, un acercamiento científicamente riguroso a la biología de un ente orgánico, personajes bien caracterizados y tipos feos muy machotes, te vas a ver un rollo de Erice, Haneke o uno de esos en el que se muestre con todo lujo de detalles y en tiempo real cómo el proceso de podredumbre de un melocotón afecta a las relaciones de poder en el seno de un sindicato de estibadores del puerto. Pero cuando lo que vas a ver se titula «Aliens vs. Predator«, tienes que tener claro que vas a lo que vas.

Y en conjunto, hay que decir que la «pinícula» es MUY entretenida. Ofrece exactamente lo que uno se espera cuando entra a verla, es decir:

a) que es predecible. Y en su mayor parte lo es: sólo hay dos cosas que, relativamente, me sorprendieron: los Predators flojuchos, como ya he dicho, y que el arqueólogo acabe muriendo: sólo puedo suponer que los productores temieron que a un público esencialmente masculino y adolescente le costaría aceptar la «humillación» de que un tío pueda ser salvado por una chica (sí, lo sé: en «Aliens«, Ripley acababa salvando a todos los que llegaban a la Sulaco, Hicks incluido; pero ya sabemos cómo quedó «arreglado» eso al principio de «Alien al cubo«, ¿no? (sí, esa del Alien-perro. Después de eso, podemos esperar que cualquier día nos sorprendan con un Alien-koala, un Alien-marmota, un Alien-gerbo…))

b) pero también que no defrauda tus expectativas si tienes claro qué es lo que esperas encontrar: yo fui con esa mentalidad, y en efecto vi lo que esperaba ver.


Y entre lo que esperaba ver: esta guapísima mujer de la izquierda, poco conocida aún pero perfectamente capacitada para tomar el relevo de Halle Berry en cuanto ésta comience a dar muestras de que se está quedando fondona (lo cual, desgraciadamente, ya no puede tardar mucho).

(Por cierto, que ya van dos veces consecutivas que los Predators acaban aceptando a un negro como un igual; en contraste con el de la primera entrega, que, aun moribundo, no ceja en su empeño de matar como sea al muy ario Chuache: ¿tal vez alguien está intentando decirnos algo?)

En fin, que está lejos de ser un películón pero se deja ver. Recomendada para pasar un buen rato sin necesidad de pensar mucho.

Ahora, a esperar la segunda parte. Estaría bien «Alien vs. Predator vs. Ewoks«. O, mejor aún: «Alien vs. Predator vs. Freddy vs. Jason vs. Terminator vs. Goa’ulds vs. Species vs. Inteligencia Borg vs. La Invasión de los Ultracuerpos vs. Independence Day vs. Godzilla vs. Mars Attacks vs. Ewoks (sobre todo muchos, muchos, muchos Ewoks)«. Lo único malo que podría tener una secuela así, es que esos tipos enfermos y sin escrúpulos que infestan Hollywood son capaces de hacer que ganen otra vez esos pequeños bastardos.

(Sí, soy consciente de lo muy poco que he aprovechado este post para reseñar los elementos más ADLianos de una película que tanto se presta a un análisis de este tipo. Es deliberado: prefiero dejar ese placer para los comments.)

11 comentarios en «Alguien. Besos. Pedrito.»

  1. Yo también me escribí una reseña de AvP, hace un mes o dos.

    Pero, acerca de los Depredadores siendo un poco mariquitas en esta versión, hay que recordar que no eran Depredadores ya consagrados como los de las anteriores películas; Eran depredadores amateur en su primer día de trabajo. Si hasta el Depredador que no se muere al principio tiene que hacer un tatuaje en su cara al matar un alien porque era su primera presa. Tienes que recordar que estabas viendo a los depredadores de la liga peewee, no los depredadores de la primera división.

  2. Y el mejor Versus que yo he escuchado hasta ahora… Y esuché que alguien en Hollywood lo pensó en serio (lo leí en comic book resources, creo)…

    Siéntense, porque se van a caer al piso de otra forma.

    Aquí va…

    Chucky, el muñeco diabólico, VS Tiburón.

  3. Lo de los Predators vs Goa’ulds seria muy curioso, porque las dos especies tienen una enfermiza fijacion por construir piramides en la tierra!!

    El momento Matrix-Atrapacaras es impagable (si no lo meten revientan)

  4. «(Por cierto, que ya van dos veces consecutivas que los Predators acaban aceptando a un negro como un igual; en contraste con el de la primera entrega, que, aun moribundo, no ceja en su empeño de matar como sea al muy ario Chuache: ¿tal vez alguien está intentando decirnos algo?)«

    Creo que las rastas de los Predators y las calvas de los aliens deberían dar una pistilla… AvP es en realidad American History X en el espacio 😛

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.