Leyenda Urbana

Cuenta la leyenda que hace unos días en una región principesca del norte del país se celebró un salón del cómic.
Se cree que a dicho salón asistieron este año un montón de invitados de postín y la gente, entre susurros, comenta que la asistencia de autores españoles invitados fue mucho mayor que la de autores extranjeros.
Los más valientes se atreven a decir (eso sí, en voz baja) que tienen un primo que conoce a un amigo que dice que le ha contado que se podían vistar dos exposiciones de originales durante los días en los que se celebró el evento.
Los rumores sobre esta reunión clandestina van desde la concesión de unos prestigiosos galardones, que muchos de los autores son entrevistados en la prensa regional, que se hicieron presentaciones de novedades editoriales o que se celebró un concurso de historieta.

Evidentemente todo lo arriba expuesto no es verdad.

En un mundo globalizado es imposible que un salón de estas características pase desapercibido para las revistas especializadas que desde su independencia y vocación informativa seguro que le prestarían, a priori, su merecida atención si la noticia fuera cierta y a posteriori, gracias a Diso, no se hacen eco de rumores y sólo publican noticias contrastadas por lo que no veremos falsas crónicas.
La inmediatez de Internet habría permitido que diversos foros se llenaran de mensajes ensalzando a los invitados, alabando las exposiciones y comentando lo dicho en las charlas por los autores.
Incluso, seguramente, los críticos se habrían congratulado de la apuesta de la organización por reivindicar el nombre y los méritos de algunos autores pioneros pero olvidados por nuestra frágil memoria.

En fín, es una pena que esta leyenda urbana no sea una realidad.
De todas maneras aquí abajo os dejo unos links que hacen refernencia a este cuento de hadas. Lamentablemente sólo hacen una escueta mención entre las noticias de la muerte de Steve Urkel de una sobre dosis de heroina, que el niño judío de «Aquellos Maravillosos Años» es Marilyn Manson y que en las cloacas de Nueva York existe una colonia de cocodrilos albinos gigantes asesinos que son descendientes de las lagartijas que tiraba la gente por el retrete.

InauguraciónPaul SmithNorm BreyfoglePauGiancarlo BerardiPurita CamposDibujantes AsturianosBruce JonesGuillermo MordilloClausura y Premios

11 comentarios en «Leyenda Urbana»

  1. Yo fui una vez, pero no se lo dije a nadie.

    POr cierto, en los anuncios de aquí abajo ahora mismo leo esto:

    I BOUGHT CHRISTOPHER
    REEVE’S WHEELCHAIR ON eBAY

  2. ¡Hey, yo también fui una vez sin decírselo a nadie!

    …Aunque, de hecho, sólo llegué a tiempo para ver la ceremonia de entrega de premios el último día, así que no sé si eso cuenta como «ir al Salón»; pero claro, tampoco iba para eso sino para la boda de un primo lejano (al que no conocía y nunca más he vuelto a ver, todo sea dicho).

  3. Aprovecho que hablais del Salón que se ¿celebra? en mi ciudad para salir del lurkeo habitual, y de paso corroborar las impresiones generales de pobreza que transmite el Salón.
    Poca (nula) promoción, pocas (poquísimas) actividades paralelas, quedando reducido el Salón a 2 horas/día (como mucho) de charla-coloquio con los autores invitados de turno (que será por donde se marcha todo el presupuesto-subvención que pagan esos organismos que ponen sus logos en la parte derecha del cartel)…
    …Pero no os debeis de preocupar, Gijón tiene otros (muchísimos) alicientes que hacen merecer vuestra visita.

  4. Para que un Salón del Cómic deje de ser fantasma, deben ocurrir al menos una de estas dos cosas:

    a) que coincida con un lanzamiento ingente de novedades y que presente un macromercado lleno de stands donde el mundillo friquifan se pelee por conseguir lo que podría comprar en la libreria sin agobios… aunque posiblemente sin pasárselo tan bién.

    b) que sus organizadores cultiven más las relaciones públicas, uséase: que sin llegar al friquismo, den al menos una pequeña muestra de «buen rollo» y ambientillo; que se den cuenta de que no está mal dedicar parte del presupuesto a empapelar la ciudad de tebeos y promocionarse a medios nacionales; que mejoren su relación con prácticamente toda la prensa especializada.

  5. Pero ya ven, los organizadores no han aprendido aún que un Salón del Cómic no implica sólo buenos autores (que siempre los hay, excelentes de hecho), buenas exposiciones (que tradicionalmente siempre ha habido al menos una al año, digan lo que digan por ahí y unos premios de relumbrón (discutibles, como no, pero con una puesta en escena de impresión). Un Salón del Cómic es también un punto de encuentro del aficionado, la oportunidad de que los desafortunados que no puedan venir y no tengan acceso a la prensa regional puedan ver lo que han dicho sus autores favoritos en la prensa especializada…

    Lo de no coincidir con novedades o que no haya mercado puede que no sea culpa de ellos, y, es más, puede que opinen que no es parte fundamental… pero lo de las relaciones públicas es muy, pero muy mejorable…

  6. Y que conste que uno no puede quejarse demasiado, que raramente me han puesto problemas a entrevistas y demás… pero desde luego me gustaría que esas facilidades se extendieran a otras revistas.

    Ah, y eso sí: descarten la leyenda urbana de que los autores están «secuestrados por la organización» en lo que se refiere a la relación con el fan (para trato a prensa especializada, léase ahi arriba): una cosa es que no haya esas cenas comunales tan bonitas que hay en Avilés, en Gijón las cenas son para autores, organización y amiguetes, y están en su derecho, por ejemplo, pero la verdad es que todos los años he visto acercarse a fans a pedir fotos, o hablar, o pedir un autógrafo a autores en su tiempo libre (fuera de horario de charlas)…

    En fin, yo les prometo que el Salón existió. Peor que algunos años y mejor que otros. Pero estuvo ahí.

  7. Releo y me doy cuen de que me he expresado mal: yo respondía a mauricio que cuando llegara el Expofriki vería lo que son posteos endogámicos y ombliguistas. (Es que tal como está redactado parecía que estaba diciendo que el Expofriki va a ser pobre y aburrido, y no, que luego podrá salir mejor a peor, pero al menos los avances de programación prometen bastante)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.