La Dragostea

No voy a hablar de la canción del verano porque otros antes que yo lo han hecho mejor, aunque el tema es ADLiano.

Me preocupa más otro tema: Las canciones vinculadas.

Desde que en «Demolition Man« acertaron el futuro político de Schwar… Schawr… Arnold me inquieta que no sea lo único que acierten y con las canciones de los anuncios no parece que hayan fallado.

Hace años una canción famosa podía acabar siendo usada en los anuncios, de ahí se paso a una práctica común: coger una canción conocida, destrozarla y meterla en el comercial.

Pero desde hace unos años las tornas se invierten: Se pone una canción a los anuncios para hacerla conocida.

A eso hay que unirle dos problemas más: El éxito de lo incomprensible, como Enrique Iglesias (no confundir con «El éxito incomprensible«) que ha sido desarrollado después de años escuchando a la gente bailar temas extranjeros cantándolos a voz en grito con el Guachi-guachi.

Luego está el Móvil como vehículo musical. Hace cincuenta años decir «Escribe un mensaje y recibirás «Papillas Puleva, le va, le va, le va» en tú movil» o «!Consigue el politono «Yo soy aquel negrito» o «Somos los conguitos» y gana miles de premios» nos habría parecido ridículo. Hoy también, pero ahí lo pagan..

Si unes las dos cosas y tienes un anuncio de Coca. El refresco, no la de los publicistas.

Se trata de un «Homenaje» a «El guateque» en el que se fusionan recursos de Bollywood. Que no hay nada original, vamos. A este marco estético se le añade la siguiente letra:

«Del pita pita del/ Yameri Humbo«

Y el éxito machacón ha sido ir convirtiéndolo en cosas más cantables.

«Hay pita de comer/ y hay algún junco«
«El peta pásale/ que trague el humo«
«De putas putas ven/ y hurga profundo«
«Del badula-a-ake/ compra por turno«

Y con el éxito no se van a parar.

Porque dentro de unos años en algún oscuro lugar sonará el «Politono Tu_Me_Das_Cremita» y una voz dirá «Eh, tía, están tocando nuestra canción«.

5 comentarios en «La Dragostea»

  1. Pues yo cada vez que veo el anuncio bollywoodense de la coca-cola del pitapita me acuerdo del Spiderman hindú…y de paso intento convencer a mi señora a ver si me deja terminar de visionar en su compañía la peli de El Guateque.

    Por cierto, como resultado de visionados infernales de comedias románticas, mi otra mitad y yo decidimos tener también «nuestra canción»…que no es otra que El Tractor Amarillo. Lo juro. Sé cantarla hasta en tono de balada.

  2. Demolition man está claro que se convertirá en una especie de referencia cultural con dotes precognitivas al estilo de las novelas de Julio Verne.

    Hace ya un año o así en una reunión en la cumbre con calimotxo, ya estuvimos hablando de lo de las musiquitas de la tele como referencia cultural de la peña.

    Curiosamente aún no veíamos venir la gran profecía sobre el Swarze y la Casa Blanca.

    Qué cosas…

  3. ¿Homenaje a EL GUATEQUE? Qué va, Sellers y Edwards eran más subversivos. A fin de cuentas, en la peli, Hrundi P. Bakshi (el impresionante personaje de Sellers, homenaje reconocido por cierto del Monsieur Hulot de Jacques Tati en MI TIO) es un invitado, aunque sea accidental, que se codea con la gente importante de la fiesta; pero aquí no, el hindú es un pringao que curra de camarero y ni siquiera puede escaparse a beber agua a la cocina. ¡¡¡QUÉ EXPLOTADORES!!!

    Más me recuerda a EL GURÚ DEL SEXO…

Responder a UGLY Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.