ContestAdlo! (semana 33 de 34)

Como el título bien indica, queda poco para acabar, de manera que vamos cerrando temas, repartiendo puntos, dando recuerdos, homenajes, etc. De manera que aprovechamos la caja de las respuestas a la preguntas de la semana pasada para dar cumplido homenaje al Centenario Kirby.

Reparto de puntos:

Miguel: 11 respuestas

kiku: 1 respuesta

Miguel contestó rápida y certeramente, aunque cuando le preguntaron la edad que tenía Elektra cuando mataron a su padre, al poco de conocer a Matt Murdock, contestó que…

…doce. Lo que dejó oportunidad a kiku para rebañar un punto que puede terminar siendo clave para la clasificación general, que a falta de dos rondas queda de la forma que sigue:

kiku: 155.5 puntos

Miguel: 138.5 puntos

drmendi: 74 puntos

EmeA: 59 puntos(43 respuestas)

Preguntas sin responder: 30 puntos

zivs: 28 puntos (14 respuestas)

Bac Hylon: 24 puntos (12 respuestas)

Isaac Hernández: 19 puntos

Radagast: 7 puntos

patan: 2 puntos

Necio Hutopo: 2 puntos (1 respuesta)

Álvaro: 1 punto

Diecisiete puntos de diferencia que como la ronda presente no tiene tantas preguntas garantiza que pase lo que pase esta semana kiku llegará líder a la ronda final. Y también lo hará en la clasificación de rondas ganadas:

kiku: 12 trivials

Miguel: 10 trivials

drmendi: 5 trivials

Isaac Hernández: 3 trivials

EmeA: 3 trivials

Radagast: 1 trivial

zivs: 1 trivial

Bac Hylon: 1 trivial

Y vamos con las preguntas, doce sobre el Capitán América.

Y como estamos de homenajes, vamos con una ronda extra de cuatro preguntas sobre un tema actual y candenta, en pleno estreno de Wonder Woman y celebración de la diferencia, vamos con ese sector de creativos que tan ignorado ha estado durante tanto tiempo: las chicas.

A estas podéis llamarles 13, 14, 15, 16 ó extra1, extra2…tanto da, el caso es entenderse. El caso es intentar contestarlas bien, que ya quedan pocos puntos en juego. A ver qué pasa y lo vemos en la ronda definitiva el próximo viernes a las 15h ¡hasta entonces!

Kingthor

-Hombre kingpin, tú por aquí. Qué delgado se te ve.

-¡No soy Kingpin, necio insufrible! ¡Soy Lex Luthor!

-Hubiera jurado que…

-Es culpa del pomposo patán de John Byrne, que no contento con quitarme mi hermosa armadura me ha hecho ganar estos *tosecill* kilillos de más.

-Bueno, ya sabes lo que dicen, no hay retconeo que cien episodios dure. ¿Cómo van esos planes malvados megalomaníacos?

-De maravilla, necio patético. Ahora mismo estoy construyendo una plataforma de almacenamiento de gas en España que…

 


 

-¡Hombre, Lex! ¡Por fin con armadura otra vez! ¿No era verde y morada?

-¡No soy Lex Luthor, necio obtuso! Soy KingWilson Fisk, un honesto emprendedor que por algún error burocrático se ha visto mezclado en esto del Marvel Future Fight

-Claaaro (guiñ) claaaro (guiñ). Y ahora me dirás que ese que está contigo NO es el Joker sin maquillaje…

…sino, yo qué sé, Bullseye ¿no?

-¡Justo! Si te fijas en su fr…

-Que sí que sí, lo que tu digas. Oye, en qué planes malvados megalomaníacos andas metido.

-Ahora mismo ninguno, necio rimbombante. Me quisieron vender un equipo de fútbol español pero bufs, hasta yo tengo mis límites y…

Hard as a Rock

Salvador Larroca es perro viejo en esto de los tebeos y sabe tener contentos a sus jefes. Porque a tu editor no le importa tanto cómo dibujes como que entregues tus páginas a tiempo, y en eso el dibujante valenciano es imbatible

En los tebeos de Star Wars las cosas son un poco distintas porque de las alturas llega un segundo requisito que no tenía cuando dibujaba aventuras ambientadas en el Universo Marvel: los personajes tienen que parecerse a los actores que los interpretan en el cine. Mientras dibujaba la serie de Darth Vader puso saltarse el requisito porque el protagonista iba con el casco puesto hasta a la ducha, pero al pasar a la serie central de la franquicia el bueno de Sal ha tenido que adaptarse a la nueva situación

Star Wars 31

Star Wars 32a

Star Wars 32b

Star Wars 32c

¡Ningún jefe de LucasMarvelDisney podrá decir que no se parecen a los actores!

[Viñetas de Star Wars 31 y 32]

Tanta pared cuando lo que hace falta es un toldo

Que calor ¿verdad? por eso nada mejor que echar el rato de después de comer del sábado en el cine bien fresquito, aunque la película sea Capitán Calzoncillos. El peque y el sobrinito se lo pasan bien, despiertas a la madre cuando se termina, y en la salida el peque me sorprende con su opinión sobre lo que ha visto:

-Vaya manera de romper la cuarta pared ¿no?

Y pienso que si el chaval pusiera el mismo empeño en las divisiones de dos cifras que en la crítica sobre un cacaculopedopis muy bien ejecutado podría pasar un mejor verano.  Y además, tiene razón. Los que te cuentan la peli tienen claro que estás ahí delante y se dirigen a ti, parando la acción si es necesario, o refiriéndose incluso a la historia como “la peli”. No llega al extremo de metarreferencialidad que tenía Spaceballs, claro, que los clásicos son un tema muy serio, pero es una buena muestra de que tanto cine como historieta son dos medios bastante proclives a romper la barrera entre la obra y el espectador. En tebeo europeo estas rupturas tienen que ver bastante con la consciencia del propio formato de la historieta, con lo que gente como Fred en Philemon o Marc-Antoine Mathieu se lucen bastante. Y hace unos pocos años, el Cadeau de Ruppert & Mulot también se las traía:

Todo así. Como para llegar un día a casa y que alguien se lo haya leído antes que tú.

En americano mainstream, los referentes que se llevan la palma en cuanto este tipo de rupturas no debería haber discusión en que son la Hulka de Byrne, las ralladas varias de Grant Morrison (“¡puedo verte!”) y Masacre.

Un autor (no me pongo a contar sus metarreferencias porque tengo el Multiverso todavía en pila de lectura), un personaje asociado a otro autor (si otros intentaron hacer lo mismo que Byrne en Hulka, no queda recuerdo), y un personaje que lo lleve quién lo lleve siempre lo hace bien.

Así salió su película, que ha cambiado el paradigma del cine de superhéroes elevándolo sin complejos a la categoria adulta y rescatando del ostracismo a una franquicia mutante que se estaba autofagocitando.

Y es que Masacre es un personaje agradecido de llevar. Un diseño sencillo, reconocible y elegante, con todo lo mejor de los personajes en los que las malas lenguas dicen que se basa (Spiderman, Deathstroke). Armas y espadas. Espectacular siempre. Eso combinado con una personalidad arrolladora y definida desde su primera aparición, el mercenario bocazas desquiciado que habla consigo mismo, con los demás…y hasta contigo. Poco importa quien haya ido llevando al personaje, que si Nicieza, Waid, Kelly, Priest, Way, Gischler…¡hasta con Gail Simone molaba! y quien vaya a decir que la cresta de su popularidad ya ha pasado, que tenga presente que ahora mismo está manteniendo al menos dos grapas regulares y alguna que otra miniserie que aquí vemos recopilada en tomo. Para que luego digan que Marvel boicotea a Fox. Y entretanto Lobezno sigue muerto.

Nada mal para un personaje que nuevamente las malas lenguas dijeron en cuanto comenzó a aparecer que no aportaría nada, que era sólo imagen, solamente una pose, que estaba vacío.

Y no es que estuviera vacío, es que no estaban mirando en la dimensión adecuada, la de la cuarta pared (¿esa dimensión es la quinta?). Masacre fue creado con un premisas en las que únicamente había que dibujarlo bien y dejarle suelto, que el ya iría haciendo. Y vaya si lo ha hecho, más de veintiseis años rompiendo la cuarta pared y subiendo. Aprende, Capitán Calzoncillos (que tan sólo lleva viente).

Y toda esas facetas de su personalidad se transmitieron sin necesidad siquiera de que su creador escribiera una sola linea de diálogo. Tal es la redondez de un personaje cuando está bien creado, que cualquier guionista que se lo apropie sabe qué puede hacer con él. Mérito del personaje y también de su creador. Que sabéis quién es, por supuesto.

¿O hace falta que lo diga?

 

 

AVIV BÖR!

Poneos a la sombra y refrescaos viendo alguna. Wonder Woman mismo, que aunque por Internet no lo parezca, la estrenan el próximo fin de semana. Y haceos a la idea de que de aquí al 16 de Agosto en que saldrá en castellano su Novela Gráfica, se hablará mucho de Masacre por aquí.

 

 

 

 

 

(“tengo El Multiverso en la pila de lectura”…eso suena como…como muy tremendista ¿no?)

Justicia, mi Capitán

Con la cosa de las series con ya cierto tiempo y el magnífico canal que RwDt09 tiene me he pasado gran parte de la semana viendo openings de series. Que siempre es un gran ejercicio para recordar series y encontrar caras conocidas. El caso es que mientras estaba viendo vídeos como:

 

Me encontré con una serie de esas con una historia detrás que siempre dejas para contar más adelante. Se trataba de Once a hero

¿Qué? ¿Os ha sonado alguna cara? Ya. De ahí que tuviera pendiente contaros la historia, que estaba dejando por si algún día me ponía con la de los superhéroes en televisión. Pero parece que eso tardará, así que el día ha llegado finalmente.

1987 fue un año convulso para los superhéroes en televisión. Es cierto que La Superabuela llevaba ya un par de años de éxitos, pero su cancelación dejaba muy obviamente un hueco por rellenar. Que la serie fuera inglesa no tiene nada que ver. Lo importante es que los norteamericanos eran consciente de esa necesidad pese a los fracasos recientes de Manimal, Automan o el éxito moderado de El gran héroe americano.  Pero ese mismo año se presentó en sindicación -ya sabeís, en USA las teles son como las radios en España, funcionan por emisoras asociadas que no siempre emiten el contenido de la ‘nacional‘, a veces tienen que rellenar huecos y recurren a esas series sindicadas, como Xena o Los Vigiliantes de la Playa, para hacerlo- la serie Captain Power and the Soldiers of the Future

 

y, a la vez, la cadena ABC se animó a encargar una adaptación de cómic.

Pues claro que estoy hablando en serio. Me refiero nada menos que a uno de Mike Grell, ¿ahora váis a fingir que no sabéis que ese año hubo una temporada entera de


Jon Sable: Freelance? Vale, la llamaron solo Sable que era más barato de imprimir, pero la adaptación estaba ahí.

Ya, bueno, otro día hablaremos de esta. De momento quedémonos con que mientras otras cadena se dedicaban a saber qué locas ideas -como la CBS emitiendo La bella y la bestia. Pfff.- en la ABC había gente con visión de futuro que encargó no solo la adaptación de la serie de First Comics, también una aproximación a gente que sabía de lo que hablaba. Dusty Kay, por ejemplo. Un tipo que llevaba años intentando vender pilotos sin éxito, que hasta el momento su mayor logro había sido que le hicieran un piloto llamado Triplecross que no pasó de ahí y fue reconvertido en telefilme, pero que ahora recibía de la ABC la posibilidad de montarles una serie directa a televisión.

Le pedían un superhéroe pero con un toque cómico, que ya hemos visto que era lo que mejor estaba funcionando. Así que él se lió la manta a la cabeza y busco a alguien que supiera mejor que él lo que había que hacer. Optó por Ira Steven Behr, que es una elección muy lógica porque para algo tenía experiencia como productor televisivo. En Fama.

Total, que se pusieron manos a la obra para lograr una serie que buscaba:

to satirize the anachronistic notion of being a hero in an imperfect world and to capitalize on the considerable recent popularity of comic books among adult readers.

No sé a qué se referirán, si en 1986 sólo se había publicado… uy, perdón, que no lo he altavisteado:

para satirizar la anacrónica noción de ser un héroe en un mundo imperfecto y a sacar provecho de la reciente Popularidad del cómic entre los lectores adultos.

Eso y más cuentan en esta entrevista que el New York Times les hizo… cuando cancelaron la serie tras sus tercer episodio. La cosa no salió como ellos se esperaban, a saber por qué, y la cadena decidió retirarla rápidamente. Y es una pena, porque esta comedia superheróica había contactado ya con Adam West para hacer un personaje invitado en uno de los capítulos siguientes que… No, no veo ninguna pauta. Ahora bien, ¿por qué estoy hablando de una serie de televisión que duró tres capítulos?

No, no es porque “yo soy yo”. Es por otro motivo ¡MUCHO MÁS NOTABLE! A ver, cuando he dicho antes que la ABC se dirigió a Kay para que les hiciera la serie es exactamente lo que pasó. Lo único es que no se dirigió SOLO a Kay. Sino que puso en contacto a Kay con una empresa reciente, nueva, llena de talento y de ideas, una empresa con lazos comiqueros: New World Pictures. Vale, la rama de televisión, que era la nueva, la New World original había sido creada en los ’70 por Roger Corman tras su marcha de AIP para servirle de productora, cierto.  Pero para entonces ya se la habían vendido a otro pard… experimentado inversor. El caso es que los nuevos dueños decidieron diversificarla metiéndose en el negocio de la televisión para la que producían series como Santa Barbara.  Y también compraban otras compañías, por ejemplo… Pero no nos adelantemos. La cosa es que en 1987 decidieron reinventarse, ofrecerse como un grupo de negocios multinivel y blablablabla. Lo típico. Y entre las cosas que probaron fue sacar provecho de sus creaciones. También típico. Pero cuando se les aproximó Kay para crear esta serie… bueno… No era exactamente lo que ellos tenían en mente pero, mira, una oportunidad de abrir una nueva brecha siempre es interesante. Sobre todo porque esa empresa que habían comprado en 1986 les podía venir de perlas. Ya sabéis…

Marvel Entertainment Group.

De esa compra y la lógica decisión de pues vamos a hacer series de televisión que seguro que nos forramos salió esta alianza que  funcionó… como funcionan todas estas cosas. Podemos echarle un ojo a lo que cuentan del asunto tanto en TBMR (con estrambote) como en Starlogged, pero lo importante podemos robatomárselo prestado.

La idea de modificar dibujos de Starlin para incluir al héroe de la serie

o que en su lugar de procedencia se deje ver algún conocido de la Marvel

no es casualidad. El propio Stan Lee tenía planes para la serie, y en la serie, un cameo que fue eliminado. ¿Quizá fuera ese el inicio de su obsesión con los cameo? Quién sabe. El caso es que mientras en su Soap Box venía las virtudes de la historia en la realidad la cancelaban.

Bien es cierto que no sin que antes Marvel hubiera decidido aprovechar las sinergias para hacer eso que tan bien se les ha dado siempre: Publicar un cómic basado en la serie de televisión.

Guión de J.M. DeMatteis, dibujo de Steve Leialoha, tintas de Tony DeZuniga, DeFalco editando, Potts editando, Janice Cohen al color y Janice Chiang rotulando. Y si la serie duró tres capítulos el cómic duró dos. Bien es cierto que entre el primero y el segundo habían pasado meses y no semanas. Pero mira, lo suficiente como para que pudiera aparecer en un buen número de distintas bases de datos relacionadas con los supes. Y que quedaran un par de historias curiosas.

Por ejemplo, que ni el canal, ni la productora, ni Kay parecían tener claro que era lo que querían. La idea principal -un héroe que pasa de su universo superhéroico llamado Pleasentville (*guiño codazo*) al nuestro y se encuentra con que aquí las cosas no son tan idílicas- no tendría por qué ser mala. O no se hubiera seguido copiando durante las siguientes décadas. Pero la forma de ejecutarlo, con el creador del personaje -se señor con el pelo blanco y las cejas negras- diciendo que estaba repitiendo una y otra vez esquemas, con otro personaje de su universo colándose en el nuestro, con una reportera de investigación que no es capaz de descubrir lo que pasa aunque su hijo pequeño sí, con… en fin, todo eso. Pues resulta que no acaba de funcionar.

Por lo visto no funcionaba tampoco porque la primera versión tenía a un actor tirillas para reforzar la cosa humorística. Algo que ya habían intentando tantas series antes que en 1967 había habido DOS series usando esa premisa… masomenos. Pero ese será tema para otra ocasión. El caso es que ese actor llegó a hacer un piloto que se mostró a algunos potenciales compradores de la serie -las cadenas que tenían que decidir si la emitían o no, vaya- y les dejó una impresión tan mala que aunque se hiciera un cambio en el reparto y se intentara poner en marcha de nuevo ya tenían claro que aquello no iba a funcionar.

De ese piloto al que echarle la culpa de tantas cosas también se le puede colgar el haber hecho que las emisoras que normalmente programaban series de la ABC tuvieran que buscar un sustituto. Un sustituto en sindicación, por supuesto. ¿Y qué mejor que una serie que también estuviera empezando ese año? Más aún, una serie también de fantástico y con un respaldo de franquicia que lo mismo les ayudaba a arrancar. En serio, entre eso que traían por mucha Marvel que tuviera y lo otro no había color. Así que, ¿por qué no darle una oportunidad a Star Trek: La Nueva Generación?

La pérdida de uno, la ganancia de otro. O algo así debió de pensar Ira Steven Behr cuando pasó de producir esta serie a escribir guiones para la de Star Trek y a partir de ahí a ocuparse de más cosas dentro del universo de la Enterprise. Hasta convertirse en uno de los productores de Espacio Profundo 9.

Al final ya veis, todo acaba estando conectado. Siempre. Incluso los problemas de Marvel para hacer series de TV.

Mi Jaca cabalga y corta el viento

Parece ser que en la localidad oscense de Jaca, mientras el Comité Olímpico se decide a darles los Juegos de Invierno de una vez (que algún día se los darán, aunque sea por cabezudicos) han decidido organizar un Salón del Cómic. Este es el cartel, obra de Chesus Calvo

cartel jaca

Como veis, como la temática va de tebeos españoles y franceses, el autor ha imaginado un encuentro de personajes cerca de la frontera pirenaica. A destacar este crossover entre las criaturas de Ibáñez y Franquin…

cartel jaca zoom

…que L ha descrito estupendamente como ejemplo de lo que es la retranca aragonesa

ContestAdlo! (semana 32 de 34)

Electrizante. Sólo así se puede definir la recta final del juego en cuanto a la clasificación en cabeza se refiere. Se contestaron correctamente todas las preguntas de la semana pasada

…y los puntos se han repartido de la manera siguiente:

kiku: 11 respuestas

Miguel: 6 respuestas

drmendi: 3 respuestas

Así, con tres rondas para terminar, la electrizante clasificación queda así, con la tranquilidad matemática para kiku de que seguirá primero una ronda más, pero con todo por decidir matemáticamente:

kiku: 154.5 puntos

Miguel: 127.5 puntos

drmendi: 74 puntos

EmeA: 59 puntos(43 respuestas)

Preguntas sin responder: 30 puntos

zivs: 28 puntos (14 respuestas)

Bac Hylon: 24 puntos (12 respuestas)

Isaac Hernández: 19 puntos

Radagast: 7 puntos

patan: 2 puntos

Necio Hutopo: 2 puntos (1 respuesta)

Álvaro: 1 punto

Electrizante también la clasificación de rondas ganadas, pues esta es una ronda decisiva para conocer si la semana que viene habrá un ganador o si todavía podrá ser un mérito compartido:

kiku: 12 trivials

Miguel: 9 trivials

drmendi: 5 trivials

Isaac Hernández: 3 trivials

EmeA: 3 trivials

Radagast: 1 trivial

zivs: 1 trivial

Bac Hylon: 1 trivial

Y tras esta electrizante recapitulación, viene una ronda con, como no podía ser de otra forma, Elektra ¿a que no ha quedado nada forzado?

Tan sólo doce preguntas, pocos puntos en juego pero que bien colocados pueden cambiar muchas cosas. Mucha suerte a todo el mundo, y quedamos emplazados para el próximo Viernes a las 15h para ver los resultados. Hasta entonces ¡saludos!

 

 

(ja, pensabais que iba a terminar con “eléctricos saludos” ¿eh?”)