Las de Caín

A poco que navegueis por las redes habréis visto algunos de esos videos cuadrados con subtitulitos explicativos y buenrollistas en los que sucede algo que nos conmueve y nos hace sentir mejores personas. Ese violinista profesional de la Filarmónica que se colocó unos harapos y se puso a tocar en el metro. Poco a poco la gente va parando a escucharle y vemos sus reacciones. El hipster que sonríe, la pareja que mediobaila, el chiquillo oriental adoptado que deposita unas monedas, la anciana impedida que fuerza su parkinson para encestar unos billetes, las palmas de la buena gente multicolor que la aplaude, los subtítulos en tonos claros que lo van narrando… y como al final se destapa el pastel, el músico se desenmascara, todos le reconocen (obvio, como a todo famoso intérprete filarmónico) y se llevan las manos a la boca emocionados, algunos se abrazan, otros graban, y al final el dinero colectado se destina a una buena causa para el planeta. Fin. Dale click a Me gusta.

En muchos de ellos se les da una pátina culta diciendo que se trata de un Experimento Social. Esto es un poco como llamar Novela Gráfica a los tebeos. Si a alguien le graban con un engaño se podría mosquear, a menos que se le convenza que en realidad ha sido incluido para participar en un Experimento Social. Es que suena muchísimo mejor que «Cámara Oculta», que con esto sí que se molestaban.

También hay experimentos sociales en otros campos, entre ellos el de la historieta. Y Chelsea Cain es un buen ejemplo de un experimento social.

Con ese aire a lo Pilar Rahola tenía que ser polémica por narices

2016. Con más de media docena de novelas publicadas, esta escritora se decidió a dar el salto a los guiones de historietas. Sencillito, simple y bien pagado, se pensaría. Je.

Total, que esta mujer, acompañada por Kate Niemczyk, también mujer, a los lapiceros, se pusieron con las andanzas del personaje femenino Pájaro Burlón, y aprovechando toda la confusión de aquella época por la estrategia de potenciar el Chicaverso, la caracterizaron como una mujer fuerte, independiente y segura. Lo que viene siendo feminismo. Y aunque el público comiquero medio no se opone al mismo en pequeñas dosis (y son más de llamarlo igualdad), el exceso empacha. Demasiado feminismo, tenía aquello. Así que ocho números duró.

A ver, que no se entienda mal, os lo explico, chicas. Todo tiene su sitio. Coherencia, que se le llama. Tenemos nuestras costumbres y hay que respetarlas. Y entrar a trapo en el recinto de Stan Lee y hacer que las mujeres se comporten de una manera diferente a la que el Creador del Universo Marvel estableció chirría demasiado. Saber estar es una virtud ¿a que bien explicado se entiende? de nada.

La Chelsea se despidió además de la serie con una portada, dibujada por otra mujer, cuyo único objetivo era provocar.

Y si vas provocando, que te contesten significa que has tenido éxito. Y vaya si lo tuvo. Pero ya se sabe cómo aceptan las críticas este tipo de mujeres, de manera que como la serie ya estaba cancelada dio un portazo de la única manera que pudo.

Cerrando su cuenta de twitter. Ahí os quedais, falocéntricos.

2018. Las dos tipas se lanzan a un nuevo Experimento Social. Esta vez bajo el paraguas de Image Comics. Más de autor, menos de disimulo. Este va de que una mutación vírica afecta a la población manifestándose en que las mujeres se convierten en animales rabiosos felinos y agresivos cuando menstruan. Como en la vida real, vaya, pero además con transformación física. Y si hablar de reglotes y de mujeres no era suficiente, el título es para enmarcar.

Porque no hemos llegado a verlo en castellano, que a ver si se quedaban con el nombre sin traducir o lo titulaban «Locas de Otoño«.

Estais empezando a oler las antorchas ¿verdad? machitos ofendidos, egos lastimados y todo eso ¿eh? pues ¿sabeis que sucedió al principio?

Nada.

¿Y más adelante?

Tampoco.

Publicar fuera de las Dos Grandes es lo que tiene. Menos foco mediático.

Y pasaron los números, y los meses, y las lunas, y los periodos, y los temas femeninos, y las mujeres, y los cuerpos, y las transformaciones, y al final ¿sabeís quién se terminó enfadando con esto?

Integrantes del colectivo transgénero.

Porque Chelsea Cain mucho hablar de mujeres por aquí y por allá, que si se transforman porque menstruan, pero ¿y qué pasa con las mujeres con pene? ¿se transforman o no? de no hacerlo, estariamos ante una autora que ha creado un virus bastante excluyente, pues no incluye a todo el espectro mujeril. Y si es menstruación lo que desencadena el proceso ¿afecta también a los hombres con vagina? ¿entonces porque lo limitaba en su explicación a las mujeres (sin pene)?

Todo esto ha sucedido. Y Cain ha sido señalada en las Redes como una TERF (Trans-exclusionary Radical Feminist). Costó un poco más (nueve números) pero lo ha vuelto a conseguir. Chelsea ha asegurado que concluirá la historia con otros tres números, pero entretanto…

Sí, había vuelto a ponerse un twitter…

Moraleja Social: no intenteis ubicar a nadie en un único colectivo. Todos somos más de una cosa: hijos, hermanos, amigos, concebollistas, omnívoros, futboleros, marvelitas… Así que incluso errando el tiro conseguirás ofender a alguien.

The price of lemons

El mundo del cómic es curiosamente parecido al cómic en sí. Probablemente por eso las adaptaciones de uno y otro universo acaban pareciéndose. No, no estoy hablando de cómo la carrera de la edición de los Men in Black, vamos a esperar un poco para hacer sangre.

Si quisiera hacer sangre estaría hablando de la caída del 72,6% de recaudación de Dark Phoenix en su segunda semana. Es tan mala que no es ni la primera del ranking de pelis de superhéroes, es la segunda. Quiero decir, perder frente a Steel (78%) tiene que añadir una capa extra.

Y mira que me extraña. Probablemente el problema es que no se le he han dedicado números suficientes de revistas monográficas a la historia original. ¡Hacen falta como una docena más!

Pero, como decía, no es esto lo que nos ocupa. Porque esta semana lo importante ha sido que ROB! ha hablado. Y lo ha hecho para decir:

Que en su caso es Twitter.

Y lo ha hecho al más puro estilo comiquero.

En primer lugar, porque podría haber puesto una de esas cajetillas amarillas diciendo: «Como ya vimos en

Y, por supuesto, porque después de su inesperada desaparición

Estuvo su brillante regreso. Porque no puede dejar de crear.

Cierto es que esto no sale de la nada. Sale de que ROB! dice lo que piensa, como siempre. Incluso cuando lo que piensa es:

DC Comics gonna drive off a cliff here real soon…..gotta get my popcorn.

— robliefeld (@robertliefeld)  June 10, 2019

I ain’t never seen a company in as much disarray as DC Comics. Thank God they have Batman to act as their Tylenol, Asprin, laughing gas… “more Batman will fix it!”😂

— robliefeld (@robertliefeld) June 10, 2019

I understand my DC honesty will cost me a potential opportunity but who cares! C’mon… they should fire everybody in management and refresh. Batman will still be there for the next group.
— robliefeld (@robertliefeld) June 10, 2019

[Editado: Eso antes eran tuits, a saber qué les ha podido pasar.]

Eh, por lo menos esta vez no ha acusado a ningún editor de tener poco pene.

Por supuesto a esas palabras siguieron algunos fanes inexplicablemente molestos con ROB! que él supo manejar con enorme talento.

Por supuesto ROB! acabaría llegando a

pero eso no significa que por medio no pudiera hablar de Su Perfecto Culo

O dar mi respuesta favorita de todo el lote:

¡Ya sabemos decir «Patatas traigo» en inglés! ¡O «Manzanas traigo», no sé! Pero lo importante es ¡GRACIAS, ROB!

Luego llegan sus cumpletuiters y dice cosas como

¿Cómo no vamos a creerle? O a quererle.

Si es que nos lo da todo hecho.

AVIV BÖR!

El spiderlistado de la semana

Esta semana (concretamente el miércoles 12) Marvel ha puesto a la venta veinticinco nuevos tebeos en grapa. Entre ellos, los siguientes correspondientes a Spiderman

¡Preguntemos a nuestro opinador de cabecera qué opina de esta spidexplotation!

Tuiteos de primavera

De mi tuiter para el mundo, sin contextualizarlos ni nada

Y un instagrameo de propina

Ver esta publicación en Instagram

El Capitán América pre-Englehart #cap76 #1954

Una publicación compartida de Eme A (@emea75) el

Todo es posible en América

En quince años de blog da tiempo a hacer muchas predicciones. Entre ellas, esta que hicimos en este posteo

Ahora Jaxxon morará en el limbo de los personajes olvidados que imaginó Grant Morrison, donde descansará hasta el fin de los tiempos… a no ser que el dinero pueda sacarlo de ahí. ¡Eh, ahora Star Wars es Disney! ¡Un conejo parlante lo petaría!

Pues sí, lo improbable ha pasado aunque haya que haber esperado hasta 2019 para que pase. ¡Recordad que lo leísteis aquí primero en forma de especulación sin sentido!

E E E

Como cada año el E3 se convierte en una Fuente Inagotable de Noticias™. Espectaculares videos de novedades videojuegueras y, sobre todo, de esperadas secuelas e incluso de remakes. Y es kármico que una industria como la del entretenimiento electrónico que cada vez más ocupa el trono en el que tradicionalmente reinaba inalterable el cine empiece a experimentar las mismas mareas de opinión que el séptimo arte.

Porque en cuanto he mencionado secuelas y remakes ya sabiais de qué venía a hablar hoy ¿verdad?

Es inevitable que una nueva encarnación de un querido personaje de videojuego antiguo sea diferente. En los años que han pasado se han producido revolucionarios avances tecnológicos que deben verse reflejados en su plasmación digital. Aún más, la estética de lo fantástico ha seguido evolucionado descubriendo nuevas formas y estilos. Y por si todo lo anterior no fuera suficiente los agigantados pasos que la sociedad ha ido dando en el tema de los derechos y la igualdad afectan directamente a la manera en que se representan los personajes ficticios. Yo lo sé, vosotros lo sabeis, y todos lo entendemos perfectamente.

Pero hasta aquí hemos llegado.

Es aquí donde trazo la linea en la arena. En este punto me niego categoricamente a aceptar la completa desnaturalización de un personaje clave en mi adolescencia en el nombre de lo políticamente correcto. Soy consciente de que la polémica a la que me uno ya Ha Hecho Arder Las Redes™. Sé que unos me llamarán señor viejuno y anquilosado cishetero. Que otros demandarán la intervención de un corrector de sensibilidad que acote mis ofensivos desmanes.

He redibujado al personaje con las proporciones anatómicas que le corresponden. No como pretenden hacernos creer ahora que es sino como tiene que ser.

Porque si hay algo que aquí tenemos claro…

…es que el Capitán América tiene tetas y siempre las tendrá.

Recreando el pasado

Charles Soule y Paulo Siqueira están publicando una historia de Lobezno en la nueva encarnación de Marvel Comics Presents que tiene la peculiaridad de que cada capítulo tiene lugar en una década distinta: los 40, los 50, los 60…

En la época anerior a 1973 todo es difuso y fácil de encajar. Pero para empezar el capítulo de 1989 Soule tuvo la idea de cubir el hueco entre el capítulo anterior y este con un rápido resumen de lo que le pasó a Lobezno en la década de los 80. Y el dibujante suplente, Dio Neves, que al parecer solo conoce esa década por Stranger Things, se miró algunos tebeos y portadas de la época y en la mayoría de los casos el resultado da el pego

Pero, ay, Neves no debe de haber visto el trabajo de Dave Cockrum ni en pintura, y cuando toca dibujar a la Patrulla de 1981 lo hace con un look algo… posterior

Porque el traje que lleva Tormenta es el que debutó en Uncanny X-Men 273, de 1991, en aquel tebeo de los ocho dibujantes

Y el de Rondador es el uniforme con el que inaguró su cabecera propia (una de ellas) allá por 2004

¡PERO! Otra posibilidad es que el dibujante no se haya equivocado, sino que sea una pista. Tal vez el tiempo en Marvel se haya alterado y nadie se haya dado cuenta. Tal vez un poder superior ha comprimido sesenta años en una sola década, mezclando uniformes y conceptos. Alguien que creía que todo era demasiado complicado y había que simplificarlo

Todo esto ha pasado antes, ¿por qué no puede volver a pasar?

Luz y Magia Industrial

¿Conocisteis La Guerra de las Galaxias? antes la llamaban así.

Lei en alguna parte, posiblemente próximo al estreno de La Amenaza Fantasma, que el conjunto de la obra debía ser considerada como un retablo tríptico. En ellos la vista y el orden de interpretación se dirigen inicialmente al corpus central, para pasar luego a la izquierda, donde se narran escenas anteriores, y finalmente a la derecha, siendo esta la parte futura. Es por esto, decían, que la obra comenzó a ser contada en su cuarto episodio, dando a entender con esta elipsis que había detrás toda una gran historia a la espera de ser contada. Lo cual, narrativa y económicamente, ahorraba muchas horas de metraje explicativo que podían ser sustituidos por una ristra de textos.

La primera tanda de la Obra fue pues el acto central, con su planteamiento, su nudo, sus interacciones, y su desenlace abierto. Una obra básicamente autoral pero que supo enganchar a crítica y público. Aventura y estilo. Una narración que podía haberse quedado ahí, contentando a todos y dejando un legado de interpretaciones y la aparición periódica de nuevas ediciones con mejoras técnicas.

Pero si algo funciona en la industria del entretenimiento debe explotarse hasta la saciedad, el público es voraz y debe ser alimentado con nuevos estímulos. Así que años después, cuando ya parecía que el acto central sería la Obra completa, comenzaron a mostrarnos la parte izquierda del retablo. Una nueva palabra comenzo a establecerse en nuestro vocabulario: precuelas.

Realizadas con oficio, sí, con con personal competente, de acuerdo, pero faltas en cierta medida de un motivo o una finalidad. Sabíamos a dónde iban a llegar, y lo que se nos iba a contar había quedado sugerido en el acto central. Todo lo demás, relleno. El visionado de las precuelas supuso pues un acto casi automático de reconocimiento al acto central. Tuvo sus momentos, pero no dejaba de ser deudora de la trilogía anterior. Si acaso introdujo algunos elementos heréticos que no venían a cuento y que misa prefiere olvidar. Cuando hay tanto metraje que rellenar pasan estas cosas.

Sucede después un nuevo parón y nuevamente parece que la Obra quedará finalmente así, en forma de díptico, lo cual tiene su sentido pues se consiguió un final bastante acertado y poco más se podría hacer con aquella trama y personajes a estas alturas. Peeero las ruedas del marketing siguen girando y la posibilidad de completar el tríptico siguen ahí. Más pronto o más tarde, acabaría sucediendo. Y si la industria huele dinero, sería pronto.

No se contaba con el autor original, pero esto no preocupa al estudio. Son otros tiempos, otros gustos, otro público. Demonios, algunos ni siquiera habrán conocido el acto central de tanto que hace que fue estrenado. De manera que dejando claro que todo esto al final es un negocio, dejan la parte derecha del retablo a manos de un asalariado de la industria, un afamado fabricante de blockbusters. Así funcionan las cosas ahora. Todo a su favor, nada puede fallar.

El tercer bloque de la saga se convierte pues en un éxito inmediato, pues auna al público nuevo y al nostálgico. Pero si bien el acto central supuso en su día un gran avance respecto a todo lo que se ofrecía en aquel momento, el producto que ahora se ofrece es comparable, y a veces indistinguible, de otras ofertas contemporaneas. Hay artificio y espectacularidad, pero cuando se rasca, poco hay bajo la fachada. Un producto sin mensaje guiado por la comercialidad y que de llevar a alguna parte será a añadir más páginas todavía al retablo, ya que la historia no debe terminar nunca mientras el público siga pasando por taquilla. La ilusión se convierte en automatistmo, de acuerdo, pero los billetes siguen siendo de curso legal. Hazlo con desgana si quieres, pero pasa por caja. Y mientras lo hagas seguiremos inventando algo.

Total, que yo venía hoy para hablar de El Reloj del Juicio Final, y no sé bien cómo me he liado con otras cosas…

Lo único seguro son las cancelaciones y los impuestos

Si la semana pasada contábamos con una serie nueva estrenada esta ya tenemos una nueva serie cancelada. ¡Vivimos rápido en este momento audiovisual, eh!

A fuerza de sacar servicios de streaming tenía que acabar pasando esto. En realidad a estas alturas es casi más difícil saber qué hay o dónde está que si está vivo o muerto. Por ejemplo, The Tick está cancelado tras dos temporadas pero como nadie ve Amazon Prime la noticia podría ser que ha habido dos temporadas. Seguro que muchos no se han enterado aún.

Que podría haber estado más escondido, cierto, pero sólo porque si alguna vez quiero guardar documentos comprometedores no iba a guardarlos ahí. Esconder el porno en una carpeta de Trabajos de Latín Clásico no tiene sentido pudiendo guardarlos en Una Película Original de Netflix. Aunque, claro, ¿quién se lo descargaría?

Lo que podría explicar que en el servicio de streaming DC Universe tengan más series que ideas de qué hacer con ellas.

Recordemos que originalmente iba a ser solo de series y películas de DC, después decidieron meterle también los cómics pero -por algún motivo- eso no les bastó. Bueno, por algún motivo y porque en Warner no tienen muy claro qué van a hacer con su ‘estrategia de streaming‘, claro.

Por compararlo con la competencia, en Disney tenían claro que querían su propia plataforma y, además, aprovecharon la compra de FOX para hacerse con la mayoría de HULU. De modo que su plataforma Disney + puede servirles para el Público Familiar, dejar HULU para el adulto y ESPN para los deportes. Algo así. Pero en Warner…

En Warner tienen HBO Go, tienen Boomerang, tienen DC Universe y no tienen más cosas porque llevan desde que anunciaron el año pasado que iban a sacar su propio servicio de streaming podando ramas como DramaFever o Filmstruck aunque manteniendo sus relaciones con organizaciones como Otter Media y su CrunchyRoll o VRV. Pero ese es otro tema.

Pero precisamente ese es el asunto, qué mantienen y qué se cargan. Aunque sea cargarse de ‘esto y ano existe, la próxima temporada te tienes que apuntar a Untitled Warner Streaming Project para verlo. Igual que parece más que factible que vayan retirando su contenido antiguo de esos otros servicios de streaming -incluyendo HULU, del cual tenían un 10% hasta que Disney se hizo con el 60% y decidieron que mejor vender a la propia compañía su participación y buscar pastos más verdes- para incorporarlo al suyo.

Sí, incorporarlo. Porque la idea de todo esto es ofrecer mucho y que merezca la pena. Incluso aunque eso se logre pasando el streaming de los títulos de The CW a su propia… ehm… UWSP.

Pero, entonces… ¿No íbamos a hablar de una cancelación? ¿Qué sentido tiene en esos movimientos cancelar una serie? Más aún, ¿qué sentido tiene hacerlo antes incluso de que se haya podido ver si funciona o no? Y, ya puestos, ¿de qué serie estamos hablando?

Tranquilos, hay explicaciones para todos.

Estamos hablando por supuesto de la adaptación de Swamp Thing

No, esa no…

esa tampoco… ¡La de TV!

¡La de IMAGEN REAL!

¡DE 2019!

Exacto.

De verdad que me sorprende el éxito en adaptaciones de este personaje, sólo le ha faltado los explo

Sí, mejor dejaré el tema. Efectivamente, Swamp Thing ha sido cancelada.

Probablemente estaréis preguntándoos algo como ¿Pero la habían estrenado? Sí, la semana pasada. Aunque ya se comentaba que la iban a cancelar antes incluso de estrenarla porque redujeron el número de episodios.

¿Que quién estaba detrás del proyecto? Pues James Wan, un tipo que ha hecho mucha pasta con el terror y que fue capaz de hacerla incluso con Aquaman.

Supongo que ahora estáis buscando una explicación razonable del estilo: Alan Moore esperó que le llamaran para darle las gracias pero no lo hicieron así que les mandó a Glycon. O algo igual de sensato.

Pues parece que los medios han intentado encontrarle sentido también, con éxito similar, y al final la cosa ha quedado en rumores, maledicencias y nada claro… Al menos hasta que se ha conocido una historia bastante curiosa.

El guionista y dibujante John Gholson dijo que había sido un problema de deducciones fiscales. Por lo visto DC entendió 40 en donde Carolina del Norte había dicho 14, un error que le pasa mucho a cantantes y futbolistas pero menos a las editoriales de cómic. Por supuesto las autoridades y responsables de ambos lados han corrido a desmentirlo, ¿qué clase de empresa sería capaz de semejante caos? Es mucho más fácil explicarlo con Diferencias Creativas aunque James Wan haya dicho que se enteró de la cancelación por la prensa y que no entiende qué pasa. ¡Bienvenido a DC! Perdón, AT&T Time Warner Media.

Y, por supuesto, no es en absoluto un asunto de dinero. Eso en el capitalismo no pasa. Ya nos enteraremos dentro de unas décadas cuando alguien escriba sobre supes en TV y la cosa esté suficientemente fría como para que alguien pueda hablar.

Total, no es como si las películas de superhéroes lleven apoyándose en estos descuentos gigantes de impuestos desde hace más de un lustro, o que reconozcan que no se ruedan en California porque no les dan pasta suficiente, perdón tax incentives. A ver, que una cosa es querer hacer la película que más dinero ha recaudado en la historia y otra muy distinta esperar compartir algo de ese dinero. ¡Qué sentido tiene hacerla si no te vas a quedar la mayor parte posible!

¡No es el Estudio del Tío Gilito por nada!

En algún momento se hará un recuento de cuánto han supuesto esas exenciones y subsidios -aunque os podéis hacer a la idea que probablemente con un par tienes para todas las del cine español y aún te sobran para titiriteros y comosellamaran… algo de unas flautas, creo- pero mientras tanto solo podemos esperar a que se vaya escribiendo todo eso, valorar de nuevo la posibilidad de que detrás de todo esto ande Glycon y, por supuesto, recordaros unas palabras de sabiduría.